Cada vehículo que circula por las carreteras españolas y de todo el mundo, ha de estar provisto de todos los papeles necesarios para garantizar el civismo (y evitar alguna que otra multa). Además, es una muy buena forma de controlar malas prácticas como, por ejemplo, los robos.

Con la cantidad de veces que ha cambiado la legislación en relación a los papeles que es obligatorio llevar en nuestros vehículos (las motos también requieren los suyos). ¿Qué papeles son los que, a día de hoy, debemos llevar en la guantera sí o sí? ¡OJO, sí o sí!

La demostración tangente de que tu vehículo puede circular por las carreteras españolas libremente se basa en tres documentos diferentes.

  • Carnet de conducir. Tu segundo DNI, obligatorio no, ¡lo siguiente! Aquí se demuestra que el conductor está preparado para conducir el vehículo en cuestión.  
  • Permiso de circulación del vehículo en cuestión: es el documento que acredita oficialmente la veracidad de la matriculación. Aquí aparecen los datos del titular, así como toda la información pertinente sobre el vehículo. Digamos que es una especie de DNI de tu coche. ¡Ojo! Es muy importante tenerlo actualizado, por ejemplo, si cambias tu domicilio habitual o similar, has de comunicarlo directamente en la DGT. Si no llevas este documento podrían multarte con 10€ pero, si no lo has tramitado y circulas sin él, el asunto se pondrá mucho más serio.
  • Tarjeta de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) junto al informe de la última revisión que el vehículo haya pasado.

Tampoco está demás llevar otros documentos que antes si que era obligatorio llevar como son:

  • Impuesto de circulación.
  • Recibo del seguro de coche que tengas contratado. Si no lo tienes o estás pensando en cambiar de compañía podemos ayudarte pinchando aquí y calcularte el mejor precio.

Ahora, solo te queda arrancar motores y disfrutar de la conducción.