Una vez que se sale de la autoescuela, el conductor va adquiriendo una serie de vicios que no son buenos para la conducción. Corregirlos a tiempo, puede salvarte la vida. A continuación, te mostramos las 10 peores costumbres al volante para que las tengas en cuenta y no las incorpores a tus hábitos. Los vicios en la manera de conducir, se dan sobre todo en personas con mucha experiencia. Pero en la carretera nunca hay que confiarse y siempre hay que estar alerta frente a los imprevistos o circunstancias que se pueden dar. Si corregimos estas malas costumbres, reduciremos el porcentaje de sufrir un accidente de tráfico. Las 10 peores costumbres al volante son:

  1. Conducir sin el cinturón de seguridad puesto. Es una buena costumbre que nos puede salvar la vida. Debería ser un hábito automático sentarse en el coche y ponerse el cinturón de seguridad.
  2. No agarrar el volante con las dos manos. La costumbre de retirar la mano derecha del volante, para ponerla en la palanca de cambios, hace que disminuya la capacidad de reacción ante un giro brusco.
  3. Fumar o comer al volante. Es una distracción que limita la capacidad de reacción ante un imprevisto y, además, provoca que se conduzca con una sola mano.
  4. No mantener la distancia de seguridad. Si conducimos pegados al coche delantero, en caso de frenada brusca no tendremos espacio suficiente para disminuir la velocidad. Pese a que las autoridades no cesan de repetir este mensaje, todos los días se producen cientos de alcances en las carreteras españolas.
  5. Acelerar cuando un semáforo está en ámbar. Esta acción es peligrosa, puesto que la velocidad mezclada con fallos humanos (otro conductor ha apurado demasiado en un cruce, un peatón decide cruzar…) puede provocar graves accidentes.
  6. Uso del teléfono móvil. Hacer una llamada o mandar un mensaje de texto mientras se conduce es muy peligroso, pues constituyen serias distracciones y podemos provocar un accidente.
  7. No respetar los límites de velocidad. Es el gran enemigo, porque puede desestabilizar el coche y provocar salirnos de la calzada o colisionar con otro vehículo. Además, multiplica las consecuencias de los choques.
  8. No frenar en los badenes. Esta mala costumbre, puede provocar desgaste de los neumáticos y problemas más graves, como en la suspensión del coche.
  9. Aparcar con una rueda subida en la acera. Estacionar de esta manera provoca -con el peso del vehículo- una desestabilización de la suspensión y una deformación de los neumáticos.yo acabo es
  10. Conducir con el coche en reserva. Se piensa que es una manera de ahorro, pero en realidad se puede estropear el motor, porque entra en contacto con residuos y posos.

Estas son las 10 peores costumbres al volante, pero hay muchas más.  Recuerda que tu seguridad es muy importante y todos estos malos hábitos pueden provocar que tengas un accidente. En la carretera no estás solo y una mala conducta puede provocar daños a terceras personas.