Desplazarnos en un coche con una carrocería limpia y reluciente es algo que a todos nos gusta, pero limpiar el coche por dentro también es necesario, no sólo para nuestra comodidad, sino para que los ocupantes que nos acompañen puedan también disfrutar del interior de nuestro vehículo y para cuidar de nuestro coche.

Existen empresas que ofrecen el servicio de lavado a mano de coches. Generalmente utilizan jabones y desengrasantes biodegradables, para conseguir los mayores estándares de calidad y  a continuación secan con micro fibras que absorben varias veces su peso. Algunas de estas empresas especializadas poseen aspiradoras muy potentes que pueden acceder a cualquier rincón de nuestro coche. Los costes de este tipo de servicios varían entre los 20 y los 35 euros.

Sin embargo hay algunos trucos para que podamos limpiar el coche por dentro nosotros mismos, sin que afecte al bolsillo y sin necesidad de que esta tarea se convierta en algo que provoque pereza.

  • Limpieza de suelo y alfombrillas: al limpiar el coche por dentro, el suelo y las alfombrillas deben ser el primer paso, ya que el polvo ascendente que se genera al aspirar puede estropear el resto de la tarea realizada en las paredes y asientos. Quita las alfombrillas y lávalas con agua y jabón neutro, déjalas enjabonadas y mientras, aspira la moqueta del suelo. Para enjuagar las alfombrillas que has retirado previamente te recomendamos hacerlo con agua caliente.
  • Limpieza de plásticos interiores: las partes plásticas del vehículo son lugares muy visibles. Un acondicionador de plástico con silicona para superficies y un trapo de microfibras, son lo ideal para reavivar y mantener el brillo, ya que al mismo tiempo nutre y protege esta superficie durante muchos años.
  • Interior de los cristales y lunas: a simple vista los vidrios del vehículo están limpios, pero con el paso del tiempo la humedad en el interior (fogging) va ensuciando los cristales disminuyendo la visibilidad. Límpialos con un limpiacristales y un paño húmedo. Finaliza la tarea repasándolos con papel, para así conseguir un acabado más perfecto. No olvides los retrovisores.
  • Tapicería: aunque al limpiar el coche por dentro sabemos que las fibras del tapizado vienen preparadas para una alta durabilidad, el uso continuado del vehículo y las pequeñas suciedades que se van acumulando, provocan que la tapicería luzca cada vez menos; así que atiende a la limpieza de la tapicería para conservarla como el primer día.  Aspira completamente los asientos y rocíalos con un poco de limpiador multiusos. Por último, cepíllalos haciendo movimientos circulares.

Artículo patrocinado por Fénix Directo

En El Corte Inglés Seguros consideramos que “tener un seguro no significa estar bien asegurado”