Si hubieras sabido antes que en realidad los velocímetros de los coches marcan más velocidad de la real, quizás habrías evitado sanciones por utilizar detectores de radares.

El centro de Máquinas y Motores Térmico de la Universidad de Málaga quiso comprobarlo hace unos años y para ello analizó una centena de diferentes modelos de vehículos.

El resultado fue sorprendente. No importó la marca, la antigüedad del coche ni los kilómetros recorridos. Todos y cada uno de los coches analizados mostraron errores en lo marcado por sus velocímetros en comparación con la velocidad real a la que circulaban. La velocidad marcada superó en todos ellos el 8% de la velocidad real a la que se desplazaban. Es decir, los coches circulaban en torno a 10 Km/h menos de lo que su velocímetro marcaba.

Con este estudio se desmontan creencias populares como la que asume que los velocímetros digitales son más precisos. En los coches analizados se demostró que el desfase entre la velocidad real y la marcada por los velocímetros se daba tanto en los de tipo digital como en los analógicos.

El exceso de velocidad causa la mayoría de las denuncias en vías secundarias y es uno de los principales motivos por los que se producen accidentes de tráfico. Pero con este estudio, aseguran sus responsables, no se va a provocar que los conductores aprieten más el acelerador. Los datos obtenidos, creen, tan sólo pueden provocar que los usuarios de vehículos puedan conducir tranquilos sabiendo que si su velocímetro marca la velocidad justa permitida, pasarse unos kilómetros por encima de lo legal no les va a traer problemas con las autoridades competentes ni con los radares.

En el estudio realizado en la Universidad de Málaga también se han comprobado varios factores que pueden influir en la aparición de un desfase entre la velocidad real de un vehículo y la velocidad que marca el velocímetro. Entre esos factores se encuentra el estado de los neumáticos y su presión. Un  incorrecto inflado de los mismos puede modificar la velocidad marcada en 2 Km/h por encima de la real.

Los coches más antiguos, que superen los 20 años de fabricación, son los que más desfase muestran entre la velocidad marcada por el velocímetro y la real. En estos modelos de vehículos, el motivo es mecánico, ya que las piezas que componen el velocímetro presentan un desgaste acusado. El desfase en estos casos llegó a ser de unos 30 Km/h.