Los coches eléctricos se han puesto de moda. Cada vez son más las personas que están concienciadas en respetar y colaborar con el bienestar del medio ambiente, y los coches eléctricos son una magnífica alternativa para empezar a cuidarlo.

Los principales inconvenientes de estos automóviles son su escasa autonomía, y la procedencia de la electricidad con la que se alimentar las baterías de estos coches.

En España se están llevando a cabo importantes investigaciones y estudios para conseguir mejores resultados y más comodidades para los usuarios y las industrias de automoción.

Un claro ejemplo ha sido el sonado trabajo que está llevando a cabo desde la Universidad de Córdoba, donde un equipo de inventores ha logrado fabricar baterías para los coches eléctricos empleando como materia prima las cáscaras de almendras.

Los integrantes de esta investigación han afirmado que las cáscaras de almendras aumentan la autonomía de los coches eléctricos hasta un 60%.

El objetivo principal es buscar materiales para baterías cuyo uso no perjudique al medio ambiente pero que a su vez consigan un alto rendimiento para acumular energía.

Han demostrado que las cáscaras de almendra pueden ser transformadas en un tipo de carbón activo fundamental para estas baterías.

De momento, esta nueva batería se ha probado en cargas rápidas, de aproximadamente una hora y ha sido todo un éxito.