Cuanto más sepas sobre las piezas que componen tu vehículo, antes sabrás detectar posibles problemas que surjan durante la conducción e incluso es posible que, en ocasiones, tú mismo puedas solucionarlos.

 

Conocer el funcionamiento de todos los elementos de un vehículo te hará conducir seguro de que si algo falla, podrás detectar el motivo.

 

En este artículo vamos a explicar qué es la junta de la culata de un coche.

 

Se trata de una pieza en forma de lámina muy resistente y que posee una gran elasticidad, que no se puede deformar a pesar de la alta temperatura y presión a la que se ve sometida durante el funcionamiento del coche, situada entre la culata y el bloque motor, que une y aísla ambos elementos y cubre las fisuras que se puedan producir entre ellos.

 

Gracias a la junta de la culata se consigue que se mantenga la compresión de la culata y el bloque de motor y que no haya filtraciones.

 

La junta de la culata puede estar fabricada de diferentes materiales dependiendo del modelo de vehículo que se trate. Existen juntas de culata de acero, de aluminio o cobre, que con el calentamiento del coche se expanden más que otros materiales, de resinas o composite recubierto de chapa o de amiento prensado con hierro.
 
El grosor de la capa o capas que forman la junta de la culata dependerá del nivel de compresión del motor.
 
Esta pieza posee además una serie de compuertas para facilitar el paso del circuito de refrigeración, de la cámara de combustión y de los espárragos. De esta forma se evitan filtraciones de agua o aceite o posibles fugas.
 
Si detectamos filtraciones de agua en el aceite o pérdida de agua, aceite o líquido refrigerante, puede ser un síntoma claro de que algo está fallando en la junta de la culata.
 
El sobrecalentamiento del motor es una de las averías más frecuentes en verano. Es más común que el motor se sobrecaliente en los meses de más calor ya que la junta de la culata se somete a mayores temperaturas en estos meses del año.
 
Como puedes comprobar, la función de la junta de la culata es muy importante para el correcto funcionamiento de tu vehículo. Si no atendemos a su mantenimiento podemos provocar averías mucho más complicadas en el motor del coche.
 
Para que esto no ocurra no olvides realizar las revisiones pertinentes a tu coche en un taller de confianza. Y sobre todo, ten un buen seguro.