¿No os pasaba, cuando erais niños, que las gasolineras resultaban un lugar de lo más misterioso? Además, los mayores siempre hablaban de prohibiciones…

¿Por qué papá fumaba con nosotros en el coche y lo apagaba inmediatamente en la gasolinera? Hablemos de prohibiciones o medidas especiales que debemos cumplir en las gasolineras, por no hablar, ya que estamos, de los precios prohibitivos ;)  Todo tiene una explicación. ¡Os lo contamos!

  • Aunque muchos de vosotros no nos creáis, ya se está multando desde hace meses por tener el teléfono móvil en la mano cuando estamos en la gasolinera. ¡Es cierto! Aunque estemos parados y el personal nos esté ayudando a repostar. Bien por las ondas que producen calor o bien para evitar despistes, mejor dejemos el teléfono guardado. ¿Sabías que al año se producen multitud de atropellos “tontos” en gasolineras por este motivo?
  • Queda terminantemente prohibido fumar dentro de las instalaciones y, mucho menos, cuando estamos junto al surtidor. ¿Riesgo de incendio o explosión? ¡Juzga tú mism@!
  • Lo que sí es sabido por todos, ya que favorece nuestra seguridad vial, es que nunca jamás podemos repostar con el motor, las luces o la radio encendidos pero, ¿nunca lo habéis hecho con la radio encendida? Permítenos que no lo creamos… Al igual que un cigarrillo, estos gestos tienen que ver con la electricidad y, aunque no estén al 100% en contacto con la gasolina, esta expulsa gases altamente inflamables que pueden provocar una catástrofe.
  •  ¡Muy atent@ a la manguera que eliges para repostar! Todos hemos dudado alguna vez sobre si poner diésel o gasolina porque tenemos varios coches en casa o estamos usando el del trabajo. En ocasiones, por pura inercia, vamos pensando en otras cosas y no elegimos el combustible que es… Si sucede, nada más arrancar el coche ya te darás cuenta. ¿Lo mejor? Llamar a la grúa antes de que el coche pueda estropearse.

Diariamente pasan miles de personas por las gasolineras de nuestro país y, no está demás, que todos cumplamos las normas para facilitar nuestra seguridad y la de los demás. ¡No cuesta nada, además apenas son unos minutos!