Hace un par de semanas se reactivaron todas aquellas actividades en las que no es posible el teletrabajo. Por este motivo, las autoridades recomiendan siempre que sea posible, el uso del transporte privado para reducir el peligro de contagio por coronavirus.

Además, se trata de que los desplazamientos sean lo más seguros posibles, pero no debes olvidarte de tomar precauciones en tu propio vehículo para evitar el contagio al tocar otras superficies y después nuestro coche.

Recuerda que, si tu coche ha estado mucho tiempo parado, debes revisar algunos elementos como la presión de los neumáticos o el estado de la batería ya que el parón les ha podido afectar especialmente. También debes extremar las precauciones cuando vayas a la gasolinera o estación de servicio: los surtidores son lugares con numerosas bacterias y virus y para manipularlos lo mejor es hacerlo con guantes desechables.

También debes tener en cuenta que según afirman los expertos, el Covid-19 puede permanecer hasta tres días en superficies como el acero y el plástico. Estos elementos son muy comunes en cualquier coche y, además de ventilarlo con frecuencia, es aconsejable que lo limpiemos y lo desinfectemos con lejía o líquido con alcohol cuando vayamos a iniciar cualquier viaje.

De acuerdo con las recomendaciones del ministerio de Sanidad, para desinfectar las superficies lo ideal es utilizar lejía diluida: 20 ml de lejía con 980 ml de agua (obteniendo un litro), o su equivalente, por ejemplo: 10 ml de lejía con 490 ml de agua (obteniendo 500ml).

Asimismo, se puede utilizar alcohol para hacerlo (concentración de 96%) diluido de la siguiente manera: 70 ml de alcohol con 30 ml de agua. No hace falta aclararlo.

La DGT ha dado una serie de recomendaciones, haciéndose eco de la guía de una cadena de talleres, de cómo debemos llevar a cabo este proceso con seguridad. Hacen especial hincapié en cinco elementos a los que debemos prestar especial atención:

  1. Tirador de la puerta, palanca de cambios y volante. Estas zonas son con las que tenemos más contacto directo cuando estamos en nuestro coche, por eso es necesario que los lavemos a diario. No olvides hacerlo tanto al entrar del vehículo como cuando te bajes de él.
  2. Alfombrillas. Estos elementos requieren una limpieza regular ya que en ellos se acumula mucha suciedad, por eso ahora les debemos que prestar mayor atención durante el coronavirus. Si tus alfombrillas son de tela, lo más aconsejable es usar un cepillo y pasar después el aspirador. Si son de goma, simplemente puedes aplicar un chorro de agua caliente a presión y un producto que mate los virus: lejía, agua con jabón, agua con alcohol, gel desinfectante…
  3. Salpicadero. Esta es una parte del habitáculo que fácilmente se convierte en un foco de polvo y suciedad. Por eso, a la limpieza habitual hay que sumar el uso de un líquido desinfectante para dejarlo libre de virus.
  4. Rejillas de ventilación. Con el objetivo de evitar una obstrucción y que, por lo tanto, se acumule suciedad, polvo y virus, la manera más eficaz de limpiarlas con un aspirador.
  5. Ventanillas. Como los cristales están en frecuenta contacto con el exterior es recomendable limpiarlas a menudo y hacerlo de manera doble: desinfectarlas con cualquiera de las soluciones mencionadas anteriormente y finalizar con un trapo con un líquido limpiacristales.

Y recuerda que desde El Corte Inglés Seguros te ofrecemos el mejor seguro de coche hecho a tu medida. Nosotros te asesoramos para que encuentres las coberturas que necesites y mejor se adapta a tus necesidades por el mejor precio posible.