No es ninguna novedad que el tráfico por carretera contamina muchísimo el aire debido a las emisiones de los vehículos. De hecho, últimamente hemos visto cómo el Ayuntamiento de Madrid ha tenido que tomar estrictas medidas para paliar este problema en la capital y rebajar el nivel de contaminación que, en muchas ocasiones, supera los límites legales establecidos.

Hoy te vamos a hablar de la relación que existe entre los vehículos y la calidad del aire que respiramos porque, como te comentamos, son dos conceptos que van de la mano. Según los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, el 13% de las partículas del aire contaminantes se ocasiona por el transporte por carretera. A causa de ello el sector del automóvil pretende eliminar los vehículos de más de diez años puesto que son los más perjudiciales para el medio ambiente.

Atendiendo al mapa de la contaminación en Europa, observamos que Madrid y Barcelona son dos de las ciudades con peor calidad de aire del continente, pero no son las únicas: Londres, Stuttgart, Munich, París, Marsella, Lyon, Turín y Glasgow encabezan la lista, y podrían enfrentarse a multas millonarias por incumplimiento de la normativa.

Si los organismos internacionales hacen tanto hincapié en este asunto, es por algo: la contaminación del aire no solo afecta al medio ambiente, sino que además contribuye a agravar enfermedades cardiovasculares, respiratorias o distintos tipos de cáncer. En este sentido, los datos de la OMS son preocupantes, ya que según la organización, las muertes que están relacionadas con la contaminación ascienden a tres millones a nivel mundial. En España, las partículas contaminantes causaron la muerte prematura de unas 24.000 personas.

No queremos causar alarma, nadie muere por la contaminación como causa directa, pero sí es importante ser conscientes de la gravedad del problema y, en la medida de lo posible, aportar nuestro granito de arena para cuidar del entorno y respirar aire de limpio y de calidad. Como ya sabrás, los coches nuevos incorporan combustibles menos perjudiciales para el medio ambiente, así que si estás pensando en comprar uno, ¡tenlo en cuenta!.