Lo que más nos preocupa cuando compramos un coche es el consumo de gasolina. Cada vez nos duele más estar cada semana llenando el depósito. Y es que, aunque son cada vez más el número y marcas de vehículos que son capaces de reducir el consumo de gasolina, es posible ahorrar mucho más a la hora de conducir.

Los motores gestionan de manera más eficiente el consumo y la combustión.

¿Cómo ahorrar más?

-Cambia de marchas cuando toca.

Esta recomendación es de primero de conducir, pero no está mal recordarlo. La primera solo y exclusivamente se usa para poner en marcha el coche. El cambio de marchas es muy importante si lo que queremos es ahorrar gasolina. Si tu coche tiene motor diésel se ha de cambiar a 1500 revoluciones, en cambio si tiene motor gasolina ha de hacerse a 2000.

-No guardes cosas inútiles en el maletero.

Además de malgastar espacio, esta carga innecesaria provoca que el motor se esfuerce. Estudios calculan que, por cada 100 kilos extra, el consumo sube un 5%.

-Sube las ventanillas.

Cuando a veces decimos que se gasta más poniendo el aire acondicionado que abriendo las ventanas es un graso error. En carretera, al entrar el aire por las ventanas se rompe el flujo del aire por la carrocería y provoca que el motor trabaje más.

-Aprovecha la inercia del vehículo.

Un claro ejemplo es cuando ves un semáforo a lo lejos, en vez de dejar de pisar el acelerador y aprovechar la inercia del coche, sigues pisando el acelerador y terminas frenando bruscamente.

-Apaga el motor alguna vez.

Los coches nuevos disponen de un sistema llamado Start&Stop que apagan el motor del coche cuando el vehículo está parado evitando el consumo de carburante durante ese periodo. Si no tienes este sistema puedes hacerlo tu mismo girando la llave de contacto.