La limpieza del coche es de esas cosas que uno siempre tiene pendiente, pero que ya sea por falta de tiempo o por pereza, se va alargando más de la cuenta. Sin embargo, una vez que has tomado la determinación de dejar nuestro automóvil como los chorros del oro, tenemos que tener en cuenta una serie de trucos para limpiar tu coche, una  tarea ardua en ocasiones pero con buenos resultados si lo hacemos correctamente.

  • Elige bien el producto. Para conservar en buen estado la pintura es fundamental escoger bien con qué productos limpiamos. No vas a tener problema para encontrarlos, porque existen multitud, algunos con base de agua o jabón y otros variados como los sprays de cera.
  • Sigue un orden. Si quieres hacerlo bien y acabar cuanto antes lo ideal es que mentalices este esquema de limpieza: empezar por las ruedas, seguir por la pintura, luego el interior y acabar con los cristales.
  • Pon atención a las ruedas. En ellas, suelen recaer el polvo de los frenos y puede rallar la pintura. Por eso lo ideal es que utilices un cubo y unos guantes solo para esta zona.
  • Cuidado con el cubo. Aunque te pueda parecer innecesario, otro de los trucos para limpiar tu coche consiste en colocar una rejilla en el cubo. Notarás más la limpieza ya que no ensuciarás los guantes y acabarás mucho antes, porque no estás limpiando y ensuciando continuamente.
  • Usa los utensilios adecuados. Existen productos para las diferentes partes. Por ejemplo, para limpiar las ruedas hay unos cepillos redondos que te permiten limpiar hasta las zonas más difíciles y llegar a espacios a los que con uno normal no podrías. Y no uses la misma bayeta para todo.
  • Sin esponjas. Olvídate de esponjas y estropajos, las bayetas de microfibra eliminan la suciedad mucho mejor y respetan la pintura. Cuanto más gruesa, mejor.
  • No te olvides de la cera. Aplicar una capa de cera después del lavado es una buena idea para proteger la superficie de tu coche. No olvides hacerlo siempre con una bayeta de microfibra, te servirá además para retirar algún resto de suciedad que durante el proceso de lavado se te pasó por alto.
  • Utiliza el secador. Si das aire con un secador a espejos o luces traseras, además de asegurarte un acabado impecable, también es importante como método de precaución, ya que eliminarás el agua que se queda atrapada en los distintos conductos.
  • Cambia la boquilla del aspirador. Es típico coger el aspirador y darle a todo el coche con la misma boquilla. Pero no es lo correcto. Utiliza las distintas boquillas del aparato. No tardarás tanto en intercambiarlas y el resultado final será infinitamente mejor, sobre todo en las zonas más estrechas.

Seguro que todos estos trucos para limpiar tu coche harán más sencilla y efectiva la tarea y lograrán que tu auto luzca como nuevo.

Artículo patrocinado por Fénix Directo