El uso del móvil se está convirtiendo en un verdadero problema en muchas actividades cotidianas en las que interfiere. Una de ellas es la seguridad vial.

Casi todos los días observamos a conductores manipulando su teléfono mientras circulan. De hecho se ha convertido en una de las infracciones más habituales al volante. Pero también es muy común observar a peatones que caminan con la cabeza agachada y la vista dirigida hacia abajo, mirando la pantalla. Para estos últimos, ya existe un semáforo para adictos al móvil.

Un peatón distraído puede suponer un peligro. No mirar por donde se camina puede causar daños como golpes, caídas o tropezones. Pero lo peor viene cuando hay que cruzar una calle o una carretera en la que existe un semáforo. Cruzar sin mirar es un acto de gran irresponsabilidad, algo que, desgraciadamente, ocurre con cada vez más frecuencia debido al uso del móvil.

Por eso, en Elche han querido poner en marcha una iniciativa que revoluciona la señalización para los peatones. Conscientes de que el teléfono móvil está cambiando ciertas conductas, han querido apostar por un nuevo tipo de señalización, completamente innovadora y que da un paso más allá en la convencional forma de señalizar los pasos de cebra con semáforos verticales.

En Elche han inaugurado el primer semáforo para adictos al móvil. Se trata de un paso de peatones que en Ayuntamiento de la localidad ha calificado como ‘inteligente’ y que puede lograr proteger a los conductores de sustos con peatones que cruzan mal y a estos últimos de accidentes por atropello.

El semáforo para adictos al móvil consta de dos bandas horizontales que se sitúan en el suelo y que se iluminan con color verde o con color rojo dependiendo lo que el semáforo vertical marque. Cada banda se sitúa en cada uno de los extremos de la calzada que el peatón se dispone a cruzar. Si va distraído y con la mirada dirigida hacia abajo, y no hacia el frente, podrá ver las bandas y parar en caso de que estén rojas.

El semáforo para peatones adictos al móvil está activo de 7 de la mañana a 12 de la noche y en Elche pretenden que no sea el único. Su intención es colocar más sistemas como este más adelante y aportar más protección ante posibles accidentes de tráfico o atropellos a peatones.

Aunque el uso de las nuevas tecnologías genera, en este caso, más innovaciones, lo más sensato es incentivar la concienciación entre los transeúntes y conductores para que descarten cualquier tipo de distracción en calles y carreteras.