Estrés oxidativo, ¿Qué es? ¿Lo sufro?

Estrés oxidativo, ¿Qué es? ¿Lo sufro? ▷Enfermedades | El Blog de El Corte Inglés Seguros

El estrés oxidativo es el proceso de degradación celular, que puede tener graves consecuencias para la salud, como cambios en el ADN o determinadas enfermedades, como la enfermedad de Alzheimer o el cáncer. Pero, ¿cómo ocurre el estrés oxidativo?

 

Para comprender esto, primero debemos comprender el papel del oxígeno en el cuerpo humano. Cuando respiramos, inhalamos parte del oxígeno que necesitan nuestras células, pero cuando el oxígeno ingresa a la sangre, parte del oxígeno se convierte en radicales libres.

Estos están involucrados en el proceso de oxidación, que es natural. Siempre que estas sustancias se eliminen después de realizar sus funciones, no tienen por qué ser dañinas en sí mismas, pero el problema es que cuando se almacenan en el organismo, pueden causar daño a las células.

Cuando el metabolismo produce muchos radicales libres y no puede eliminarlos, se produce el llamado estrés oxidativo. La consecuencia más grave es la mutación del ADN, que está estrechamente relacionada con determinadas enfermedades (como el cáncer o los procesos degenerativos). El envejecimiento provocado por el paso del tiempo es inevitable y necesario, pero este tipo de "estrés" se refiere a la oxidación prematura, que puede representar un grave problema de salud. En lo que a salud se refiere, la prevención debe ser una de las principales preocupaciones de la ciudadanía, porque como veremos a continuación, podemos hacer todo lo posible para evitarlo.

 

Causas del estrés oxidativo

Los radicales libres excesivos que pueden causar estrés oxidativo en el cuerpo pueden producirse mediante los siguientes métodos:

-Bajo contenido de antioxidantes, por ejemplo debido a la desnutrición

-Ejercicio físico regular de alta intensidad. La actividad física vigorosa puede aumentar el consumo de oxígeno de 10 a 15 veces el valor en reposo, lo que producirá estrés oxidativo, lo que conducirá a la producción de radicales libres y peroxidación lipídica.

-Las defensas antioxidantes existentes en el cuerpo son suficientes para prevenir daños sustanciales a los tejidos, pero estas sustancias no son infinitamente excesivas, y debido al ejercicio continuo o niveles disminuidos de radicales libres, la producción excesiva de radicales libres conduce a la producción de defensas antioxidantes conocidas Daño que conduce a estrés oxidativo.

-Todas las células producen de forma permanente radicales libres, que son moléculas con electrones desapareados, un proceso natural y continuo. El daño que provocan los radicales libres en diferentes tejidos se debe a sus reacciones químicas con lípidos, proteínas, carbohidratos y ADN.

-Los factores ambientales también pueden producir estrés oxidativo, como la contaminación ambiental, el tabaquismo activo y pasivo, los baños de sol, el consumo excesivo de alcohol (también un factor de riesgo para el hígado graso) y la exposición a sustancias tóxicas.

 

El estrés oxidativo afecta primero la actividad de las mitocondrias, lo que significa que tenemos menos energía, porque el cuerpo humano usa la energía para reparar el daño, perdiendo así su capacidad de reacción y de tener un buen metabolismo.

 

Los principales síntomas de los organismos afectados por el estrés oxidativo son:

-Envejecimiento prematuro, nuestra piel pierde tersura y arrugas, y aparecen algunas manchas. También potencia todas las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

-Efectos sobre el sistema cardiovascular, que incluyen aumento de la presión arterial, posible insuficiencia cardíaca y, por tanto, menor resistencia al ejercicio y debilidad muscular.

-Síntomas del sistema nervioso central con afectación cerebral, que pueden provocar inestabilidad y cambios en la memoria.

-A nivel de los huesos y articulaciones, aparecerán síntomas de dolor articular, rigidez e inflamación.

 

Tratamiento del estrés oxidativo

La mejor forma de combatir los radicales libres y el estrés oxidativo resultante es aportando los antioxidantes, vitaminas, minerales y enzimas necesarios. Estos antioxidantes, vitaminas, minerales y enzimas se transmiten a través de determinados alimentos o mediante complementos alimenticios ( Por ejemplo, Regis KH antiOx) se sintetiza en el cuerpo para prevenir el daño celular.

 

La forma natural de aumentar la defensa antioxidante es el ejercicio físico moderado.

Los estudios han demostrado que la ingesta de antioxidantes a través de la dieta o los suplementos nutricionales puede reducir la incidencia de estas mismas enfermedades. La dieta es un factor clave en la prevención y el tratamiento del estrés oxidativo. El vino (un vaso al día), los frutos rojos, las verduras, los frijoles o los cereales integrales son alimentos ricos en antioxidantes.

 

¿Cómo prevenir el estrés oxidativo?

 

Puedes seguir muchos hábitos para prevenir este daño causado por la oxidación celular. La dieta juega un papel fundamental en todos ellos, más concretamente en el consumo de antioxidantes.

La Fundación del Corazón lo define como "compuestos sintetizados por las plantas en sus diferentes partes (frutos, hojas, ramas, raíces, etc.), caracterizados por el hecho de que los grupos hidroxilo están unidos entre sí por anillos de benceno". En cuanto a los radicales libres, señaló que "sus efectos sobre todos los componentes celulares (núcleo, membrana, citoplasma, mitocondrias, etc.) son gravemente dañinos". Podemos encontrar diferentes tipos de antioxidantes en los alimentos, pero los más importantes son los polifenoles, carotenoides, selenio, vitamina A, vitamina C y vitamina E. Su función principal es "limpiar" los radicales libres del organismo y otras sustancias tóxicas responsables de determinadas enfermedades.

¿Cómo agregar antioxidantes a la dieta?

 

Sabiendo que los alimentos ricos en antioxidantes están bien, pero seamos realistas, cuando vamos de compras, no los llevamos con nosotros y no paramos. Si pueden ayudarnos a combatir los radicales libres y así prevenir el estrés, entonces Solo mira la oxidación. Por tanto, la mejor forma de absorber el concepto básico de nutrientes es entender cómo los distinguimos e incorporarlos a nuestra dieta.

Los alimentos ricos en antioxidantes suelen tener características comunes excepcionales. Por ejemplo, en general, la mayoría de las frutas y verduras de colores brillantes son ricas en esta sustancia. Es decir, productos rojos, amarillos, verdes, naranjas ... El color suele estar dado por polifenoles o carotenoides, que se pueden ver en las estanterías de los productos del mercado de un vistazo. Para asegurarnos de seguir una dieta rica en antioxidantes, podemos añadir una pieza de fruta.

La clave está en apostar por esta variedad, para no ser monótonos o repetitivos a la hora de elegirlos.

 

Pero también es importante recordar que otros tipos de alimentos ricos en esta sustancia deben quedar fuera del alcance de las frutas o verduras antes mencionadas. Los cereales, frijoles, especias, frutos secos o determinadas bebidas (como té de hierbas o café) también pueden ayudar a prevenir el estrés oxidativo. Debemos intentar comer sano, evitar los alimentos procesados ​​y utilizar la lógica. Podemos darnos un capricho de vez en cuando, pero la mayoría de las veces tenemos que evitar aquellos alimentos que sabemos que consumen demasiado poco saludables (grasas saturadas, harinas refinadas, azúcares añadidos, exceso de sal ...).

 

Calcula tu seguro de salud

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS