Hoy os queremos hablar de la que es considerada por muchos, la garantía más básica de todas las incluidas en los seguros de hogar. Nos estamos refiriendo a la cobertura de incendio en el hogar. Gracias a esta cobertura, la compañía indemnizará los daños producidos por un incendio, cuando éste se origine accidentalmente o por malquerencia de extraños. Protegerse ante la posibilidad de que se produzca un incendio en el hogar es clave, ya que la vivienda suele ser el bien más preciado que tenemos y muy probablemente todavía estemos pagando la hipoteca. Profundizando un poco más en esta cobertura de incendio en el hogar, deciros que la entidad aseguradora indemnizará los daños y pérdidas materiales causados por la acción del fuego, así como los producidos por las consecuencias inevitables del incendio (por ejemplo, daños por el humo o el calor provocado por dicho incendio) y en particular:

  • Los llamados gastos de extinción, que son aquellos que ocasione la aplicación de las medidas necesarias para cortar o extinguir el incendio o impedir su propagación.
  • Los gastos de salvamento, es decir, los gastos que ocasione al asegurado el transporte de los efectos asegurados o cualesquiera otras medidas adoptadas con el fin de salvarlos del incendio.
  • Los menoscabos que sufran los objetos salvados por las circunstancias descritas en los dos puntos anteriores.

No obstante, la cobertura de incendio en el hogar, también tiene una serie de exclusiones que, entre otras, son:

  • Cuando no existe llama con capacidad de propagarse, por ejemplo, que se queme una prenda por ponerla encima del radiador o porque nos hemos dejado la plancha encima; que se nos caiga un cigarro en la alfombra…
  • Generalmente, también se excluyen o limitan los bienes y documentos que representen una garantía de dinero, como billetes de lotería, sellos, los mismos billetes de dinero…

Recuerda la importancia de contratar un seguro de hogar que te garantizará tranquilidad y seguridad ante posibles imprevistos como puede ser el incendio en el hogar, del que te hemos hablado en el presente artículo.