¿A quién no le gustan unos dientes blancos, perfectos y relucientes? Por si aún no lo sabes, tener una buena salud bucal no solo te permite tener una buena carta de presentación sino, también, y lo que es más importante, mide tu salud.

¿Cómo puedes conseguir una buena higiene bucal?

Para tener una higiene bucal perfecta, deberás cepillarte lentamente, prestando atención a las encías. Acostúmbrate a cepillarte los dientes, después de cada comida, y usa un cepillo eléctrico. A continuación, utiliza el hilo dental, que previene la formación de caries interdentales y elimina la acumulación de placa y, finalmente, aclárate con un colutorio. Asimismo, te recomendamos que acudas al dentista dos veces al año y te hagas una limpieza como mínimo al año. ¡No lo dejes!

Pero… ¿y qué pasa si falla tu salud bucodental? La sanidad dental forma parte de los servicios de la Seguridad Social pero de forma muy básica. Hay muchos tratamientos dentales, que puedes necesitar, y que no están incluidos de manera gratuita.

¿Cómo puedes contratar una cobertura dental?

Puedes acceder a tratamientos bucodentales, a través del propio seguro de salud o bien, mediante una póliza específica. Según tu presupuesto y tus necesidades, un seguro dental te ofrecerá atención profesional y acceso a centros especializados.

Además, te garantizará una serie de servicios dentales que suelen prestarse de forma gratuita como la limpieza dental, las extracciones, consultas, urgencias, etc. Y otra gama de servicios a precios reducidos como: prótesis, ortodoncia, implantología…

Ahora ya sabes por qué una boca bonita, con unos dientes limpios y cuidados, es tan importante. Ahora solo debes elegir la cobertura, que más se adapta a tus  necesitas, para que comiences a disfrutar de los beneficios.  Y tú, ¿aún te preguntas por qué necesitas una cobertura dental completa en tu seguro de salud?