Según el último informe recabado por UNESPA (asociación empresarial de entidades aseguradoras) los daños eléctricos representan el tercero de los daños domésticos más comunes por detrás de los daños por agua y las roturas de cristales.

El informe ¿Podrían venir hoy? Los reparadores del seguro del hogar” elaborado por Estamos Seguros, revela que los daños eléctricos representan un 11,3%, el total de los siniestros ocurridos en el hogar.

¿Qué son los daños eléctricos?

Son los daños sufridos por la instalación eléctrica de una vivienda o los aparatos conectados a ella provocados, por ejemplo, por subidas de tensión, corrientes anormales...

Cobertura de daños eléctricos

Los seguros multirriesgo del hogar nos protegen frente a los daños que pueda sufrir nuestra vivienda y nuestro patrimonio y el quebranto que pueden suponer riesgos puramente accidentales. Por eso, con el objetivo de ofrecer productos más completos a sus clientes muchos seguros incluyen la garantía de daños eléctricos.

En los seguros de Hogar, si has asegurado el contenido, esta cobertura estaría destinada a los daños ocasionados en los aparatos eléctricos y electrodomésticos afectados, como el frigorífico, la vitrocerámica o la televisión… Y si aseguras el continente ofrecerá cobertura al cableado, interruptores, enchufes, etc.

Cuando contratamos un seguro de hogar, las compañías especifican los términos de las coberturas en las Condiciones Generales y Particulares, donde se detalla, entre otros, el alcance de los daños eléctricos que cubre dicha póliza, así como los casos quedan excluidos y los límites de indemnización que puedan ser aplicables.

Es habitual que los aparatos eléctricos tengan alguna limitación en la indemnización que percibirá el asegurado, relacionada normalmente con su antigüedad. Haciendo que sea menor cuanto más antiguo sea el aparato.

Es posible que algunas aseguradoras, con el fin de ofrecer a sus clientes primas más ajustadas, establezcan una franquicia, cifra que puede variar en función de la cada compañía. También hay supuestos en los que se establece, como requisito para indemnizar, que el valor a nuevo del aparato dañado sea superior a una determinada cantidad.

También existe la posibilidad de que la cobertura por daños eléctricos fije la indemnización en función del valor real que tiene el bien en el momento del siniestro, siempre y cuando el elemento siniestrado tenga una antigüedad superior a un número determinado de años.

Elementos que no suelen estar dentro de la cobertura

Existen situaciones en las que es posible que un seguro no se haga cargo de los daños sufridos por un fallo eléctrico. En la mayoría de los casos no se suelen contemplar los desperfectos ocasionados en las bombillas, o los que ocurran en determinadas instalaciones que no cumplan con la legislación o que sean provisionales, o las averías internas de los propios aparatos que no tengan su origen en una sobretensión de la red eléctrica.

Y si no quieres preocuparte de los problemas que pueden surgir en tu vivienda, no dudes en contratar un seguro de hogar con El Corte Inglés. Nuestros asesores te atenderán para ofrecerte la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades.