Cada vez somos más las personas que estamos concienciadas de la importancia de asegurar nuestra vivienda, ya que es uno de los bienes más preciados que tenemos. Pero no basta con tener contratado un seguro para nuestra casa, también es necesario que esté bien hecho y para eso es fundamental haber realizado una correcta valoración de tus bienes.

Para ayudar a realizar dicha valoración es muy importante que conozcamos dos términos clave aplicables a los seguros de hogar: Continente y Contenido.

En este artículo vamos a dar una definición general de continente y contenido, teniendo en cuenta que cada aseguradora puede introducir algunas matizaciones a esta definición:

  • Continente: En este concepto se incluye todo aquello que forma parte de la edificación (cimientos, suelos, paredes, tabiques, puertas, ventanas…), las instalaciones fijas de agua, electricidad, calefacción, aire acondicionado, telefonía, sanitarios… así como sus instalaciones auxiliares privativas cuando existan, como garajes particulares, trasteros, piscinas, pistas deportivas (tenis, pádel, etc.), muros de cerramiento, vallas, antenas de TV, radio, etc.

Se entienden también incluidas las instalaciones de ornato adheridas a suelo, paredes o techos (pintura, papel pintado, parqué, moquetas…).

En el siguiente vídeo nuestro superasesor te lo explica de una manera sencilla:

  • Contenido: Es el conjunto de bienes muebles que se encuentren dentro del recinto de la vivienda a asegurar, incluyendo estanterías u otros paramentos no constructivos. En general hablamos de muebles, enseres domésticos o de uso personal, ropa, electrodomésticos, equipos de imagen y sonido, equipos informáticos, instrumentos de música, menaje de cocina, ropa de cama, mantelerías, cuberterías, vajillas y cristalerías, alfombras, cortinas, relojes (de pulsera o de pared), bicicletas, artículos de deporte, armas de caza, alimentos…

En el siguiente vídeo nuestro superasesor te lo explica de una manera sencilla:

Un ejemplo sencillo que te va a ayudar a entender ambos conceptos: si pudiésemos dar la vuelta a nuestra casa y la agitásemos, el continente es todo lo que permanecería en su sitio y el contenido todo lo que caería.

Como hemos comentado al principio de este artículo, las definiciones de continente y contenido que te hemos facilitados son genéricas, cada compañía puede tener una definición distinta en sus productos e incluir más o menos cosas pero, en esencia, son prácticamente iguales. Conviene que leas muy bien el condicionado general de tu póliza para que conozcas las definiciones de tu seguro en concreto.