Seguro que te ha pasado, llega el momento de renovar la póliza del coche y te das cuenta que ha subido considerablemente de un año para otro. Entonces te alarmas y te preguntas que ha podido pasar para que eso haya sucedido.

En ocasiones podrás solucionarlo bien porque no estaba especificado en la póliza o bien porque firmaste el año anterior, pero, en otras, será demasiado tarde ya que en alguna cláusula quedaba recogida esta posibilidad.

Lo primero que tienes que saber es que el importe de la prima es un elemento esencial de la póliza según indica el Artículo 1 de la Ley de Contratos de Seguros. Sin embargo, cualquier cambio que se produzca en ella es una modificación contractual según dicta el artículo 1.203.1 del Código Civil. Además, según el artículo 1.262 de la misma normativa es necesario que ambas partes acepten el nuevo contrato.

Por tanto, es muy importante que cuando contrates un seguro tengas claras las condiciones que vas a firmar, sobre todo si luego no quieres llevarte sorpresas, ya que el incremento de precio un año después no se hace de forma arbitraria. Esto se debe a las cláusulas establecidas en el contrato que firmaste inicialmente con la aseguradora.

Motivos de subida

Debido al IPC

Es habitual que en la renovación de una póliza se produzca una subida de la prima debido a la inflación, es decir por un cambio en el Índice de Precios al Consumo (IPC). Normalmente el asegurado apenas suele prestar atención a este incremento en la prima, sobre todo si es discreto. Pero es común que los asegurados se planteen si estas subidas son justas, y si las compañías tiene derecho a ejecutarlas.

Por eso debes fijarte si en tu contrato está reflejado la variación del precio en la póliza. Si es así, la subida de la prima es perfectamente legal. Pero si por el contrario no está justificada para el uso que haces de ese seguro o no es asumible tienes tres opciones:

  1. reclamar a la compañía
  2. reducir ciertas coberturas para conseguir un precio más barato
  3. cambiarte de aseguradora en busca de una mejor relación calidad-precio.

Si te decantas por la última opción, debes tener en cuenta que para no renovar un contrato debes comunicárselo a la aseguradora dos meses antes del vencimiento de la póliza.

Si crees que esta subida no está contemplada en tu contrato, has de saber que según recoge el artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguro la subida del coste de la póliza debe ser aceptada y formalizada por escrito por el cliente.

Por siniestralidad

Suele ser la razón más común por la que una compañía te puede subir el importe de tu seguro de coche. Si durante el último año has tenido algún siniestro y has dado algún parte. Este es uno de los principales motivos por los que se incrementa el coste de la póliza. Además, dependiendo de la compañía, el precio puede variar incluso hasta un 30% por cada parte. Esto se debe a que la aseguradora considera que está asumiendo un riesgo mayor al asegurarte de lo que preveía inicialmente.

Promociones

Es una táctica muy común entre las aseguradoras para captar clientes ofrecer descuentos y promociones, bien para los nuevos clientes o para retener a los que pretenden cambiarse de compañía. Por este motivo debes asegurarte de si el precio que te está ofreciendo la compañía es promocional o no cuando vayas a contratarlo. Sí es así ten por seguro que lo más probable es que al año siguiente vuelva a subir y pierdas estos beneficios.

Infracciones de tráfico

Si tienes multas también te pueden subir la prima, penalizan sobre todo las de exceso de velocidad y consumo de alcohol y drogas. Esto se debe porque la compañía considera que tienes mayor riesgo de sufrir un siniestro.

Conductor ocasional

Si en tu póliza incluyes un conductor ocasional es probable que suba, especialmente si se trata de un conductor novel, con menos de dos años de carné o menor de 25 años. Ten en cuenta que si no lo incluyes y este sufre algún percance la aseguradora puede lavarse las manos y no cubrir el siniestro.

Diversos factores

Puede que, por un cambio de residencia, por ejemplo, si te mudas a una ciudad con más tráfico, incrementen el precio de la póliza porque es más probable que estés expuesto a más siniestros. También se pueden tener en cuenta el tipo de coche que conduces, la edad e incluso tu sexo.

Incremento de precios

La compañía puede decidir subir los precios de sus seguros porque ha hecho un estudio comparativo de la competencia con respecto a sus servicios y decida modificar las primas.

Coche sin garaje

Si tu coche duerme “al raso” es probable que la compañía lo vea como un factor negativo. Que tengas plaza de garaje y esté protegido, sin estar a la intemperie mejora las condiciones económicas, especialmente si se trata de un parking privado ya que el índice de accidentes y de robos es menor.

Sin embargo, si el incremento de la prima no se debe a ninguno de los factores la aseguradora está obligada a comunicarte el cambio con dos meses de antelación. Además, deber concederte un plazo de 15 días desde que recibes la notificación con las condiciones de renovación para que decidas si la quieres la quieres aceptar o no.

A pesar de todo lo expuesto, ya sabes que cada compañía tiene sus normas. Por eso, desde El Corte Inglés Seguros te recomendamos que compares precios a la hora de buscar el mejor seguro para tu coche, porque no sólo podrás ahorra sino comprobar qué coberturas hay entre unas y otras.