A casi nadie le gusta planchar, pero es una de las rutinas del hogar, que irremediablemente hay que hacer. Sin embargo, con unos buenos hábitos y siguiendo unos consejos, que acaba de publicar la OCU, no solo conseguiremos ahorrar en cada planchado algo de dinero y energía, sino que haremos que se convierta en una actividad más llevadera y que nos tome menos tiempo:

  • Si usas la plancha puntualmente, para planchar cada vez una única prenda, no le estarás sacando partido al electrodoméstico y además derrocharás energía. Lo mejor es acumular una buena montaña de ropa y plancharla toda del tirón.
  • Si dejas de utilizar la plancha durante un buen rato, lo mejor es apagarla. Cualquier electrodoméstico consume si permanece enchufado, y en modo stand by mucho más de lo que piensas.
  • Si tu tarifa eléctrica tiene discriminación horaria, plancha durante las horas en que el precio es más bajo; sin duda ahorrarás dinero.
  • Divide y clasifica la ropa en montones antes de plancharla. Si te organizas antes de planchar, ahorrarás tiempo y energía. Además, no toda la ropa ha de plancharse a la misma temperatura.
  • Empieza a planchar por el montón que requiera una temperatura más baja de la plancha. Y si desenchufas la plancha cuando aún te quedan dos o tres prendas, podrás plancharlas aprovechando su calor residual.
  • Cada prenda cuenta con etiquetas que indican las instrucciones de planchado. Se trata del dibujo simplificado de una plancha, con puntos dentro. Un punto indica un planchado más suave (sedas, por ejemplo), dos puntos indican un planchado regular (hasta 120°C, en tejidos como lanas, cachemiras y otros), y tres puntos indican una alta temperatura, sin superar los 140°C o 150°C (como algodón, lino o vaqueros). Tenlas en cuenta.
  • Para obtener un mejor planchado, coloca la ropa del revés, que es como deben plancharse las prendas.
  • Las planchas actuales no necesitan demasiado tiempo para calentarse, a diferencia de las de hace unos años. Así que no necesitas conectar la plancha con mucho tiempo de antelación antes de planchar, con un par de minutos es suficiente. Lo recomendable es conectarlas cuando ya tengamos la ropa lista para planchar: preparada y clasificada. Estos son algunos de los trucos que puedes utilizar para ahorrar en cada planchado, si tienes alguno más compártelo con nosotros.