Si retienes líquidos se pueden deber en gran parte a una mala alimentación porque comemos con demasiada sal, harinas y grasas. Para evitar que esto se produzca es recomendable llevar una dieta lo más vegetal posible.

Son muchos los factores que pueden desencadenar una retención de líquidos, desde cambios hormonales hasta exceso en el consumo de sal. La retención comienza cuando el nivel de líquidos es superior al 75 por ciento en nuestro organismo.

En nuestro cuerpo el agua está distribuida en diferentes partes, en el plasma, que forma parte de la sangre, y dentro y fuera de las células. Cuando el equilibrio existente entre el agua que está dentro y fuera de dichas células se rompe, aumenta la cantidad de agua extracelular y por eso se produce la retención de líquidos, formándose edemas.

Se pueden sufrir edemas locales o por todo el organismo, aunque es menos frecuente. Las zonas más afectadas generalmente suelen ser los tobillos, párpados o las muñecas. La zona edematosa presenta hinchazón o abultamiento y la piel está estirada y a menudo más brillante. Al presionar con el dedo se puede observar cómo queda marcada la huella sobre la piel y va desapareciendo progresivamente.

Una gran ayuda para evitar la retención de líquidos es llevar una dieta lo más vegetal posible. La base son las verduras que tienen mucha agua, muy poca sal y mucho potasio. Uno de los factores clave para combatir la retención de líquidos es comer con poca sal y aumentar la cantidad de potasio de nuestra dieta. Además tu salud lo agradecerá.

Cuando hablamos de alimentos ricos en potasio, rápidamente nos viene a la cabeza el plátano y se nos ocurren pocos más ejemplos, y realmente esta fruta no es uno de los alimentos con más potasio. La Fundación Española del Corazón recomienda una serie de alimentos indispensables para combatir la retención de líquidos.

Soja en grano

Es bien sabido que las legumbres son grandes fuentes de potasio y la soja en grano es uno de los más ricos en esta sustancia. 100 g de soja en grano aportan 1.700 mg de potasio.

La soja en grano se puede cocinar como cualquier legumbre. Lo recomendable es que de las 3-4 veces por semana que deberíamos consumir legumbres, 1-2 veces fuera soja para evitar la retención de líquidos.

Leche desnatada en polvo

Quizás este alimento te resulte llamativo pero la leche de vaca en polvo y desnatada es más rica en potasio (1.650 mg/100 g) que la leche de vaca en polvo entera (1.140 mg/100g) y que la leche entera de vaca normal que solo tiene 157 mg/100g. Lo que pasa que no solemos consumirla de esta manera y puede hincharte. Una forma de consumirla es incorporarla es en yogures caseros. Cuando mezclas el yogur con la leche, añade unas cucharadas de leche en polvo. De esta manera consumes un plus de potasio.

Tomate triturado y en conserva

Seguro que no sabías que el tomate triturado y en conserva contiene 1.160 mg de potasio por 100 g. Su consumo es muy frecuente para cualquier comida, como un sofrito o para hacer una salsa de tomate.

Pistachos

Ya te hemos hablado muchas veces las múltiples bondades de este fruto seco. Los pistachos contienen 1.020 mg por 100 g. Está por delante de otros frutos secos, como las almendras (800 mg/ 100 g) o las nueces y los piñones (ambos con 600 mg/100 g). Puedes tomarlos entre horas, en ensaladas, como aderezo.. Pero ojo, para que te ayuden contra la retención de líquidos, deben ser sin sal.

Higos secos

Lo bueno de esta fruta seca es que al perder el agua concentra mayor cantidad de potasio, nada menos que 983 mg/100 g. Por eso es bueno consumirlo de forma moderada en nuestra dieta. Una buena idea para tomarlo es añadirlos al yogur de la mañana o en tentempiés acompañando a frutos secos, además de ensaladas…

Perejil

Seguro que desconocías que esta hierba aromática es la que más potasio aporta (800 mg/100 g) y lo bueno es que una habitual en nuestra gastronomía. Pero como cantidad que solemos consumir es muy pequeña, una buena forma de tomar más perejil es hacerlo en forma de batidos o licuados, donde sí puedes añadir una buena cantidad.

Aguacate

Esta fruta es muy rica en grasas saludable, pero debido a su gran aporte de grasa no debes consumirlo en exceso, pero si puedes tomar 1/4 de aguacate al día, en ensalada, en tostada, o en guacamole… Comer aguacate aporta 680 mg de potasio por 100g.

Arenque ahumado

Este pescado no es de lo más consumidos en nuestra dieta, pero debes saber que es el segundo alimento del reino animal más rico en potasio después de la leche de vaca. Aporta 520 mg por cada100 g, siendo

Champiñones

Además de ser muy saciantes, nos aportan una gran cantidad de potasio (500 mg/100g). Lo ideal que los tomes salteados con ajo y perejil como guarnición de muchos de tus platos o que hagas cremas con ellos. También puedes consumirlos crudos en ensalada.