El Ministerio de Industria ha publicado una nueva edición del “Estudio sobre la ciberseguridad y confianza en los hogares españoles”. Y, los resultados, ponen en evidencia que las medidas de seguridad con mayor presencia real en los equipos informáticos españoles son los programas antivirus o antimalware (82%) y los cortafuegos (79,4%).

En línea con la Agenda Digital para España y el Plan de Confianza en el Ámbito Digital, este estudio representa una valiosa herramienta a la hora de adoptar protocolos o reforzar medidas por parte de la Administración, de cara a generar una mayor confianza en la sociedad de la información.

Los usuarios, también, hacen un uso mayoritario de las contraseñas para proteger sus equipos (58,2%). Otras medidas habituales son la eliminación de archivos temporales y cookies (52,9%), la realización de copias de seguridad de los archivos (40,4%), la partición del disco duro (24,7%) o el uso de certificados digitales de firma electrónica (19,9%).

El 12,5% de los usuarios wifi con conexión propia no protege su red o desconoce si se aplica algún tipo de protección. Este porcentaje aumenta casi al 50% si se agregan aquellos que usan el estándar WEP (11,1%), obsoleto y fácilmente eludible, o desconocen la tecnología que usan (25,8%).

Únicamente, un 8,2% de los usuarios declara, asimismo, utilizar software de cifrado en su terminal móvil, para evitar que la información que contiene sea accesible por terceros en caso de pérdida o robo.

En el ámbito de la banca en línea y comercio electrónico, la mayor parte de los usuarios, siempre en un porcentaje superior al 73%, sigue buenas prácticas (cerrar la sesión al terminar, vigilar periódicamente los movimientos de la cuenta bancaria online, evitar usar equipos públicos o compartidos…). Sólo el 40,1% de los usuarios de banca en internet utilizan tarjetas monedero o de prepago.

También, se demuestran buenos hábitos en el uso de redes P2P. Dos de cada tres internautas no abren los ficheros descargados a través de estas redes si no tienen la certeza de haber sido analizados previamente mediante un antivirus. Tan solo el 13% de los usuarios de estas redes comparte todos sus archivos o no tiene control sobre lo que comparte (11,8%).

Además, la incidencia más común que sufren los internautas continúa siendo el spam, que afecta a más del 85% de las víctimas de algún incidente, mientras que las relacionadas con virus y malware son declaradas únicamente por un 31,7% de aquellos usuarios que han sufrido incidencias de seguridad. Considerando este porcentaje del total de usuarios, el 21,1% considera haber tenido alguna incidencia de malware.