Levantamiento del suelo, ¿lo cubre el seguro?

Por un incidente inoportuno, una humedad o una reparación, hay que levantar el suelo. ¿Esto lo cubre el seguro? Seguridad en el Hogar

En este artículo podrás informarte acerca de

No hay sensación igual a la de entrar en casa, máxime si es después de un tiempo de haber estado fuera, y reencontrarse con todo lo que en su día decidimos que fuese así: la pintura lisa de la pared, con este tono allí, el parqué de los dormitorios, las baldosas de la cocina en este otro tono… De igual manera, no hay peor sensación que aquella que nos deja algo que no ha sido terminado a nuestro gusto, recordándonos día tras día el problema que hubo allí, y lo mal que se terminó aquella obra. 

Estas situaciones se dan cuando hemos tenido un suceso en casa que ha provocado el levantamiento de las baldosas, ya sea por reventón de una tubería o por una inundación sobrevenida por un electrodoméstico. Una vez terminada su reparación por nuestro seguro de hogar, resulta que quedan allí las marcas entre lo que ha sido puesto nuevo, y lo que teníamos antes. 

Hablamos, por tanto, de dos situaciones diferentes: en la primera, se ha producido un suceso que ha provocado o bien una mancha de humedad inmensa en la pared, o la inundación del suelo, o ambas. En la segunda, una vez se ha reparado el origen de la primera, el estado en que queda la reparación muestra una diferencia sustancial con lo que teníamos antes. Es hora de acudir a nuestra póliza de seguro de hogar. En cualquier caso, el seguro de hogar ya habrá intervenido en el siniestro de daños por agua o reclamación de daños si, en el caso de rotura de tuberías, el origen del daño es un tercero.

El daño por agua

Bajo este epígrafe, se encuentran aquellos daños ocasionados por situaciones como la expuesta antes: el reventón de una tubería. No es la única, por supuesto, podemos añadir, por ejemplo, la avería de un electrodoméstico –entre otras–. 

Los seguros de hogar contemplan la reparación de aquello que ocasionó el daño por el agua, de manera que si se produjo un levantamiento de baldosas, como venimos hablando en este artículo, la aseguradora se ocupará de la detección de la avería y de la reparación de aquel punto en el que se produjo la inundación, ya sea suelo o pared. Es importante matizar que es necesario, para que la aseguradora cubra un daño, haber contratado la garantía de daños por agua y haber asegurado el continente, además de que la reparación solo tendrá cobertura si está provocada por un hecho cubierto.   

Sin embargo, se da la circunstancia de que el parqué que tenía la casa antes del siniestro está descatalogado, por lo que aquel que se va a poner para terminar la reparación ocasiona una diferencia sustancial con el que ya había. Por otra parte, a la hora de dejar la pared en el mismo estado en el que estaba antes de producirse el siniestro, se hace necesario pintar la pared completa, ya que se observa perfectamente la zona que ha sido recién pintada. ¿Qué se hace en estos casos?

La cobertura de daños estéticos

En estos casos, la solución se encuentra en la cobertura de la póliza que se denomina restauración estética, o daños estéticos. Al hacer uso de esta garantía, estamos tratando de devolver a la casa el aspecto original antes de que tuviera lugar el suceso por el que se nos levantaron las baldosas, de manera que no quede perjudicada la armonía con el conjunto.

La idea detrás de esta cobertura es que la vivienda pueda volver a su estado anterior al suceso y que en la medida de lo posible, no tenga por qué notarse la reparación llevada a cabo. Así, cuando haya que cambiar el parqué por haberse levantado tras un suceso en el que ha tenido que ver el agua, se cambiará la estética de la estancia afectada por el siniestro (no el de toda la vivienda), en función de los límites y condiciones del seguro contratado. 

Ocurre de similar manera en cocinas y baños. Tras un suceso en el que ha sido necesario cambiar un azulejo o varios, y máxime si los originales ya no se encuentran en el mercado, la cobertura de daños estéticos nos permitirá pedir a la aseguradora la reposición del suelo del baño o de la cocina afectado por el siniestro.

Hasta el momento, todo suena bien, aunque hay un “pero” que debemos conocer a la hora de activar esta cobertura. Todas las aseguradoras suelen establecer un límite de gasto en la reposición de materiales por daños estéticos, así como una serie de exclusiones a estos daños que no serán objeto de reposición por parte de la compañía.

Actualmente, el seguro Hogaralia 3.0 de Pelayo y la póliza Hábitat 3.0 de Generali comparten tanto el límite de gasto, situado en los 2.000 euros, como las exclusiones, dejando fuera de esta cobertura elementos como las piscinas, la grifería, o el arbolado de los jardines, por citar tres ejemplos. AXA por su parte establece, en Hogar Flexible Confort un límite de 2.000 euros para el continente, pero lo deja en 1.000 euros para el contenido. Permite además ampliar el límite del continente hasta los 10.000 euros. Allianz Plus contempla un límite en los 3.000 euros, dejando fuera de la cobertura los daños en los electrodomésticos, mientras que Mapfre, en la póliza Hogar Familiar, lo sitúa en 1.500 euros conjunto entre continente y contenido, aunque permite aumentar el límite hasta los 3.000 euros. 

Como ves, sigue siendo necesario comparar los seguros de hogar de cada aseguradora a la hora de poder encontrar el que más se acerque a nuestras necesidades.

Artículos destacados

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS

  • COCHE

  • MOTO

  • Seguros de Hogar

    HOGAR

  • Seguros de Salud

    SALUD

  • Seguros de Vida

    VIDA

  • Seguros de Accidentes

    ACCIDENTES

  • Seguros de Accidentes

    DECESOS