Las personas más exitosas, saben valorar y disfrutar al máximo de su tiempo libre durante la semana siendo organizados y  planificando con tiempo todas las tareas del hogar.

El menú del día siguiente está en la lista oficial de quebraderos de cabeza que todos tenemos a diario, ya que entran en juego factores como: ¿me apetecerá? ¿Qué ingredientes me faltan? ¡oh no! Olvidé comprar x ingrediente…

¿Os sentís identificados? ¡Seguro que sí!

Pues bien, os proponemos un plan infalible para que a partir del próximo lunes, dejemos de preocuparnos por el menú del día siguiente. Únicamente tendremos que disfrutar del cocinado o, lo que es mejor, abrir la nevera y verlo ya preparado. ¡Qué lujo!

La idea es sencilla, se trata de elegir 30 minutos del fin de semana para que todos los habitantes de tu hogar fijéis una mini-reunión familiar. Ahí cada uno expondrá sus ideas para comer durante toda la semana siguiente. Lo ideal es imprimir, o hacer a mano, un plan semanal dividido en: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Una vez relleno, solo os quedará ir a la compra. Además conseguiréis ahorrar ya que vuestra lista de la compra semanal se basará en el plan previamente escrito. ¡Todo son ventajas!

Algunos de los consejos que os podrán venir bien son:

  • El almuerzo y la merienda pueden ser similares, por ejemplo: un puñado de frutos secos y una pieza de fruta.
  • La cena debería ser ligera: judías verdes, pechuga de pavo, verduras hervidas, tortilla francesa, crema de verduras, verduras a la plancha… ¡TRUCO! Si un día haces hervido, puedes poner en la olla más verduras de lo habitual. Con la misma cocción podrás sacar el hervido y una maravillosa crema de verduras.
  • Trata de que en todas las comidas de la semana se distribuyan bien alimentos como: pasta, pescado, carnes como ternera o similar, alubias (una vez a la semana OBLIGATORIO), arroces…
  • Mejor si basas tus recetas en productos de temporada. ¡Serán más asequibles y sabrosas!

La pera limonera sería que el domingo por la tarde cocinaras aquello que se mantiene bien en la nevera: arroz blanco, pasta, cremas… ¡no sabes la de tiempo que ahorrarás! Así, durante la semana cuando llegues a casa tu mayor preocupación será la de DESCANSAR y relajarte en tu remanso de paz.