El 22 de marzo, y desde hace 23 años, se celebra el Día Mundial del Agua, una fecha crucial para recordar la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos.

Durante esa fecha, multitud de países y decenas de millones de personas se involucran y participan de diferentes maneras para poner de relieve la importancia del líquido elemento.

El agua es un elemento esencial de la vida, pero no solo sirve para calmar la sed o la protección de la salud, también es vital para la creación de puestos de trabajo y apoyar el desarrollo económico, social y humano. Por eso, en esta ocasión, el argumento central de este día es el ‘Agua y el trabajo’. Según datos de la Unesco, hoy en día, la mitad de los empleados del mundo (1.500 millones de personas) trabajan en sectores relacionados con el agua; y, casi todos los puestos laborales, con independencia del sector, dependen directamente de ella.

Ahorrar agua en casa no es solo importante para nuestro bolsillo, sino para un consumo más sostenible de los recursos del planeta. Únicamente el 2,8% del agua de nuestro planeta es dulce y tan solo el 0,0 % se encuentra en lagos y ríos. ¡No la malgastes! Con estos sencillos gestos, contribuirás a que este bien no se desperdicie.

Si implantas en tu rutina diaria, buenas prácticas para ahorrar agua, además de preservar los recursos que la naturaleza nos ofrece, podrás proteger tu hogar de gastos económicos innecesarios.

Quizás no seas consciente de la cantidad de litros de agua que derrochas de forma innecesaria. El baño y la cocina, son los dos espacios donde más uso hacemos de este recurso tan necesario en nuestras vidas.

Toma nota de los siguientes puntos detallados a continuación a modo de guía de buenas prácticas para ahorrar agua:

  • Una costumbre que tiene muchas personas es abrir el grifo y dejar que corra el agua para que se enfríe. Evita malgastar el agua de esta forma. Ten siempre una jarra de agua en la nevera y úsala cada vez que necesites disponer de agua fría.
  • El inodoro no es una papelera. No lo uses como tal, tirando de la cadena cada vez que arrojes algún papel que podrías haber echado a una papelera.
  • Date una ducha rápida en vez de un baño. Cuando te enjabone el cuerpo o el cabello, cierra el grifo. Podrás llegar a ahorrar hasta 150 litros de agua al día. Además, cuando abras el grifo de la ducha, coloca un cubo que recoja toda esa agua que dejas correr hasta que sale caliente. Esta cantidad de agua la puedes utilizar para, por ejemplo, regar las plantas o fregar los suelos.
  • Los grifos que gotean por estar en mal estado, pueden llegar a derrochar muchos litros de agua al día. Solucionar averías en el hogar de este tipo, te ayudará a no derrochar agua de manera innecesaria.
  • Cuando comemos o cocinamos, suele sobrar agua en los vasos, jarras, cacerolas donde hemos lavado, por ejemplo, verdura, etc. No tires esta agua. Úsala para regar las plantas.
  • Si friegas a mano los platos, vasos, cubiertos, sartenes y cacerolas, en la pila de la cocina, cierra el grifo mientras los enjabonas.
  • Cierra el grifo del lavabo del baño mientras te cepillas los dientes, te afeitas... Ábrelo sólo cuando necesites enjuagarte la boca.
  • Instalar dispositivos economizantes en los grifos, puede ayudarte a ahorrar hasta un 50% de consumo de agua.
  • Utiliza de forma inteligente los electrodomésticos. Eso supone utilizar la lavadora o el lavavajillas cuando estén totalmente llenos.

Un grifo abierto puede llegar a proporcionar hasta doce litros de agua en tan sólo un minuto. Imagina la cantidad de litros que se pueden malgastar en un día. La cifra, en un mes, puede ser sorprendente.

Vive en casa con tranquilidad, sabiendo que el ahorro está asegurado tras implantar todas las buenas prácticas para ahorrar agua que te hemos mostrado.