Saber cómo alisar una pared es una tarea menos complicada de lo que puede parecer en un principio pero si lo haces tu mismo puedes ahorrar en la economía de tu hogar.

Es un trabajo minucioso y que lleva su tiempo, pero con paciencia, cuidado y con las herramientas y materiales adecuados, cualquier persona es capaz de alisar una pared.

Las paredes lisas están de moda. El motivo más común por el que cada vez más personas se deciden a alisar las paredes de casa es porque quieren hacer desaparecer el anticuado gotelé. Si tienes papel decorativo en tu pared, deberás primero ver cómo quitar el papel de la pared para que luego empezar con el alisamiento.

Ya sea para eliminar imperfecciones, grietas, texturas rugosas o incluso un pronunciado gotelé completo de una pared, debes contar con el siguiente material de trabajo:

  • Papel cobertor y cinta de carrocero.
  • Guantes.
  • Recipiente para pintura, imprimación, pasta para cubrir gotelé o masilla.
  • Rodillo.
  • Espátula o llana.
  • Lija.
  • Esponja.
  • Recipiente con agua.
  • Cepillo.

A continuación, vamos a indicarte cómo alisar una pared, paso por paso:

  • Coloca los muebles en el centro de la habitación o muévelos a otra estancia de la casa, para que tengas espacio para trabajar.
  • Cubre todo lo que se pueda manchar, colocando el papel encima o la cinta de carrocero: suelo, lámpara, muebles, marcos, enchufes, etc.
  • En el caso de paredes con imperfecciones, grumos o grietas, utiliza la lija y la masilla para cubrir agujeros, hasta nivelar toda la superficie de la pared.
  • En el caso del gotelé, puedes optar por rasparlo entero con una espátula. En este caso debes humedecer la pared primero con la esponja, para reblandecer el gotelé. Una vez raspado entero, lija la pared.
  • También puedes optar por no raspar el gotelé y cubrirlo con una pasta niveladora. En este caso debes limpiar bien la pared de suciedades y después aplicar la pasta con un rodillo. Por último esparce y alisa el producto con la espátula hasta que el gotelé quede cubierto y la superficie se aprecie completamente lisa.
  • Cuando la pared quede completamente lisa y lijada, pasa el cepillo para eliminar impurezas.
  • Aplica una capa de masa o yeso blanco y alisa bien el producto con la espátula.
  • Por último, da una capa de imprimación y cuando seque, pinta la pared del color que quieras.

Ahora que ya sabes cómo alisar una pared, ahorra dinero y atrévete tú mismo.