Lo que sí podemos decir es que nos encantan ya que hacen nuestros hogares más agradables, nos aportan calor y luz cuando lo necesitamos y además decoran y dan un toque personal al lugar en el que se encuentran. Ahora tenemos mucha suerte ya que podemos encontrar tantos colores, formas y aromas como personalidades. Antes, las velas eran un elemento que únicamente servía para iluminar, dar calor o tenerlas en el cajón por si en algún momento se iba la luz, pero ahora son mucho más, ahora decoran y ambientan.

Si la cera es buena, no ha de desaparecer por completo tras su uso, ¿cómo podremos reutilizarla? ¡Os dejamos unos trucos!

TRUCO 1:

¿Recuerdas los grandes candelabros llenos de cera de algunas películas de época? Muchos de nosotros pagaríamos ahora por tenerlos en casa como elementos decorativos. No es difícil, ¿manos a la obra? Créenos, dejar la cera caer a su antojo aporta una belleza indescriptible. Seguro que ya estás pensando el lugar… 

TRUCO 2:

De una vela sale otra vela, y así sucesivamente. ¿Cómo? Coge los restos de cera cuando estén duros y pártelos en trocitos pequeños. Caliéntalos en una olla pequeña que tengas algo vieja y, a poder ser que tenga mango, o bien en una lata al baño maría hasta que quede completamente líquida. Inserta la mecha en el recipiente elegido y… ¡vela nueva!   

TRUCO 3: 

Si la vela es aromática, utilízala para ambientar cajoneras y armarios. Cuando cojas la ropa notarás un ligero aroma, ¡siempre es un buen detalle! Si quieres dejarla con una forma bonita, puedes realizar los mismos pasos que en el truco 2.

¿Qué te han parecido estos trucos?  Ya que hablamos de velas, no podemos pasar por alto los incendios que, en ocasiones son provocados por no colocarlas en sitios donde no exista peligro. Indispensable un seguro de hogar para estos casos.