Proteger nuestro hogar de accidentes domésticos no siempre es algo que podemos evitar. Muchos de los elementos presentes en un hogar pueden sufrir daños de manera inesperada y para repararlos existen multitud de trucos que puedes aplicar y que pueden resultar muy efectivos.

Uno de los accidentes más comunes y que a todos nos ha ocurrido alguna vez es el de la quemadura con la plancha en nuestras prendas de vestir. ¿A quién no le ha pasado alguna vez? Un despiste o una temperatura demasiado elevada, puede provocar una quemadura de plancha en nuestra ropa.

Si alguna vez te encuentras con esta situación, antes de dar tu prenda por perdida y de tirarla a la basura, debes saber que puede tener solución. Al igual que podemos eliminar manchas de grasa de nuestra ropa o de otro tipo de productos, a continuación te mostramos cómo eliminar quemaduras de plancha en la ropa. Dependiendo del tipo de prenda y del nivel de quemadura, estos consejos surtirán o no efecto. Pero antes de desechar la prenda, prueba:

  • Para las manchas de quemadura de plancha en prendas de algodón, un producto que resulta muy efectivo es el agua oxigenada. Debes humedecer la mancha con este líquido y después debes pasar la plancha caliente por encima hasta que el cerco amarillo o amarronado, desaparezca.
  • En las prendas de lana, ocurrirá que el calor encogerá el tejido, algo que no podrás arreglar. Pero la mancha amarillenta o marrón puede llegar a eliminarse, o bien espolvoreando tiza sobre la misma y dejando que la prenda se seque al aire, o bien raspando con mucho cuidado la mancha con una lima de uñas.
  • Existen otros tipos de tejidos muy habituales como la licra o el polyester que resultan más difíciles de arreglar. Debes evitar planchar este tipo de prendas, porque si lo haces y se queman, será imposible eliminar la mancha de la quemadura de la plancha.

Nuestras prendas son una parte importante del contenido que ordenamos y guardamos dentro del hogar. Son objetos que usamos a diario y por los que solemos preocuparnos, cuidando el correcto lavado de nuestras prendas, guardándolas con mimo en los cambios de estación e incluso tendiéndolas de la manera más efectiva para que no se deformen.

El planchado es una de las tareas que atañen a nuestras prendas y que también debemos realizar con atención.