Pero puede que no sea tu caso. No todo el mundo tiene la seguridad de saber cómo hacer sentir cómodos a sus invitados. Si este es uno de tus miedos, tranquilo. Cómo hacer que tus invitados no quieran irse, es más sencillo de lo que piensas.

Cumplir las reglas básicas de un buen anfitrión es lo primero que debes procurar. Es de sentido común que debes ser amable y detallista con tus invitados para que se sientan cómodos y como en su propia casa.

Pero no todo depende del buen trato personal que les des. Que un invitado se sienta cómodo en tu casa, depende también de otros factores. No sólo deben sentirse bien contigo y con tu trato, sino con el ambiente que les rodea y con lo que les ofreces.

En el primero de los casos, debes procurar que tu hogar sea un sitio acogedor. La limpieza y el orden serán fundamentales. Los pequeños detalles, la guinda del pastel. Por ejemplo, es evidente que un aroma agradable en una estancia, logrará que esta resulte un lugar más acogedor. Si además sabes cómo hacer ambientadores caseros y muestras tu creación a tus invitados cuando detecten ese particular y agradable aroma y pregunten de dónde viene, seguro que les parecerá un detalle de los más original y único.

Presta especial atención al baño, un lugar donde, seamos sinceros, es difícil sentirse cómodo del todo fuera de casa. Este ambiente del hogar debe presentar la máxima pulcritud. El olor a jabón generalizado en su ambiente y en las toallas será de agradecer.

Otra de las claves para lograr que tus invitados no quieran irse, es que se sientan cómodos. Si invitas a más personas de las que el tamaño de tu casa permite, será difícil reunirles en un mismo espacio. La falta de libertad de movimientos o la aglomeración son inapropiadas.

La comida que ofrezcas es otro de los detalles a los que debes atender. Aunque seas un experto cocinero, de nada servirá que te quieras lucir con guisos que no son del gusto de tus invitados. No dudes en consultar con ellos cuáles son sus preferencias antes de organizar la reunión.

Por último, procura reunir a personas que tengan inquietudes y gustos en común. De lo contrario, es posible que alguien pueda sentirse fuera de lugar.

Para proteger tu casa de cualquier accidente o daño, no hay nada como contar con un buen seguro de hogar. Para hacer que resulte acogedora, no existe nada mejor que un buen anfitrión que sepa cómo preparar todo para que tus invitados no quieran irse.