¿Alguna vez has llegado del trabajo y te has dado un buen baño relajante? ¡Qué placer! Darse un baño cuando llegas a casa, después de una dura jornada laboral, es uno de los mayores places de la vida, que te ayudará a eliminar el estrés acumulado pero… ¿y si acompañas ese baño con una buenas sales de baño caseras?

Las sales de baño son reconocidas por su gran cantidad de beneficios:

  • Son relajantes. El cuerpo al entrar en contacto con el agua caliente y los minerales, que las sales contienen, liberará toxinas y proporcionará una relajación para todos tus músculos.
  • Mejora la circulación. Debido a que tu cuerpo estará en contacto con minerales como el zinc, calcio o potasio, se llenará de nutrientes.
  • Desintoxicante. Al tener tus poros abiertos, las sales ayudan a lavar las toxinas de las células de la piel.

Basta con sumergirte media hora en una bañera para disfrutar de sus efectos. Te mostramos cómo hacer sales de baño caseras. ¡Te encantarán!

¿Cómo hacer sales de baño caseras?

Hacer sales de baño es muy fácil y te servirá, además, como elemento decorativo. ¿Qué necesitas?

  • 1 kg de sal marina gruesa.
  • 3 cucharadas de sales Epsom.
  • 2 cucharadas pequeñas de bicarbonato de sodio.
  • 7 gotas de colorante alimenticio, del color que desees.
  • Aceites esenciales, el que más te guste.
  • 10 gramos de flores secas.

¿Cómo se prepara?

  • Lo primero que tendrás que hacer es colocar en un recipiente la sal y dejar caer las gotas de colorante. Cerrar el frasco y agitar bien para que el color se extienda.
  • A continuación, añade las cucharadas de sales Epsom, las cucharaditas de bicarbonato de sodio y las gotas de aceites esenciales. Después, agitar.
  • Por último, añade las flores secas de rosas y agita.

Como ves es muy sencillo. Y tú, ¿ya sabías cómo hacer sales de baño? ¡Esperamos que disfrutes y no olvides cuidar tu salud!