Las paredes de nuestra casa son como esa prenda de vestir que debe lucir limpia y bien planchada para que el aspecto del look final no se eche a perder.

Si quieres que tu hogar resulte un ambiente acogedor y bonito, debes cuidar su vestido: las paredes. Para ello, debes tener claro cómo limpiar las paredes en casa.

Unas paredes sucias, estropeadas y poco cuidadas darán a nuestra casa un aspecto envejecido. Unas paredes limpias aportarán, por el contrario, esa luz y frescura que todos deseamos disfrutar en el hogar.

¿Quieres saber cómo limpiar las paredes en casa? Sigue estos consejos y prolonga el momento de volver a tener que pintarlas o empapelarlas. Atento:

  • Elimina el polvo acumulado en rincones y esquinas tanto de la parte inferior como de la parte superior, así como en la propia estructura de la pared. Puedes hacerlo utilizando un aspirador, una escoba, un plumero, una esponja seca, etc.
  • Protege los muebles que puedan salpicarse con algún producto de limpieza que vayas a utilizar sobre las paredes. Cubre dichos muebles con un plástico o una tela protectora.
  • Utiliza una esponja impregnada con el producto de limpieza específico y repasa con ella cada pared. Pasa la esponja impregnada. Después enjuaga la esponja en agua y vuelva a pasarla por la zona para eliminar los restos del producto aplicado. Por último, elimina los restos de producto y humedad de la zona limpiada con una toalla seca.
  • Limpia las paredes con la esponja de forma suave, sin frotar ni apretar, para no dañar ni la pintura ni el papel.
  • Puedes probar con soluciones de agua y bicarbonato, agua y vinagre, agua y aceite de lavanda, agua y jabón, etc. Prueba a aplicar primero el producto en un pequeño rincón para verificar que la pintura o el papel de la pared no se estropee. Evita los productos industriales con alcohol o que puedan resultar demasiado corrosivos.

Con todos estos trucos para saber cómo limpiar las paredes en casa y aplicándolos de forma regular, lograrás mantenerlas como nuevas durante mucho tiempo. Mantén las paredes de tu casa limpias y haz de tu hogar un lugar acogedor.

Ten un buen seguro a mano y protege tu hogar.