Por mucho que nos guste cocinar, hay una tarea que siempre resulta tediosa: pelar las patatas. Si quieres saber cómo pelar patatas con facilidad y de forma rápida para que no te quite mucho tiempo, hay varios métodos que puedes poner en práctica.

Vamos a enumerar tres trucos distintos, para que elijas el que más cómodo te resulte:

  • Cómo pelar patatas con facilidad con un cuchillo: después de lavar y escurrir las patatas, para eliminar cualquier impureza de la cáscara, corta uno de los extremos del tubérculo y forma así una base plana sobre la que apoyarlo sobre una tabla. Sujeta con los dedos el extremo de arriba de la patata y con el cuchillo corta de arriba hacia abajo una tira de piel. Ve girando la patata y cortando tiras hasta que quede perfectamente pelada.
  • Cómo pelar patatas con facilidad hirviendo agua: es un método muy utilizado. Hierve las patatas durante 15 minutos. Después, escúrrelas e introdúcelas en un recipiente con agua helada durante un minuto. Tras este proceso, podrás retirar la piel con los dedos. Podrás comprobar cómo se despega con facilidad. Este método te permite ir realizando otras tareas mientras hierve el agua.
  • Cómo pelar patatas con facilidad con un estropajo: resulta curioso, pero funciona. Coge un estropajo metalizado nuevo, que no hayas utilizado antes. Frota la patata de forma suave con él. Comprobarás cómo se va eliminando una capa muy fina de piel, por lo que no se deshecha nada del tubérculo. Una vez retirada la piel, enjuágala bajo el grifo para retirar cualquier resto de metal e impureza que haya podido quedar durante el proceso.

Recuerda que siempre que manipules un cuchillo o cualquier objeto punzante en la cocina, debes tener mucho cuidado y estar muy atento a lo que haces. Cualquier precaución es poca cuando un acto de lo más cotidiano como es pelar patatas, puede convertirse en una experiencia desagradable por un simple descuido.

Un último consejo, que queremos darte, ahora que ya conoces varios métodos para pelar patatas con facilidad, es que realices este proceso justo antes de cocinarlas. No dejes pasar demasiado tiempo entre que pelas la patata y la cocinas, porque podrás comprobar que el tubérculo sin piel comenzará a adquirir un color oscuro, tirando hacia el marrón, poco apetecible.