Cómo pelar un huevo duro parece una cuestión muy sencilla. Pero, ¿cuántas veces has terminado clavando tus uñas en la cáscara y rompiendo parte de la clara porque aquella se desquebraja en pequeños trozos, que no terminan de despegarse?

A continuación, te mostramos tres sencillos trucos para que aprendas cómo pelar un huevo duro de forma rápida y sin echar a perder el alimento en cuestión:

  • Cómo pelar un huevo duro con un soplido: tras hervir el huevo en agua durante 10 minutos, escúrrelo y retira la cáscara de los extremos. Para hacer esto, puedes golpear los dos extremos del huevo contra un plato y retirar con los dedos la cáscara de esa zona. Así, la clara quedará al descubierto en esas dos zonas, mientras que el resto de la cáscara seguirá rodeando el resto del huevo. Por último, sopla con la boca por uno de los extremos. El huevo saldrá limpio y entero por el extremo contrario.
  • Cómo pelar un huevo duro con un vaso: otra excelente forma de saber cómo pelar un huevo duro consiste en meterlo en un vaso una vez que el alimento está cocido. Llena medio vaso con agua. Tápalo con la mano y agita el vaso con agua y el huevo dentro. Hazlo encima del fregadero de la cocina por si se escapa algo de agua durante el proceso. Agita el vaso de tal forma que el huevo golpee rápidamente contra las paredes. Tras cinco segundo para y saca el huevo. Comprobarás cómo puedes retirar la cáscara con los dedos de manera muy fácil y cómoda.
  • Cómo pelar un huevo duro haciéndolo rodar: una vez hervido, hidrata el huevo con agua fría. Después, colócalo sobre una encimera de mármol u otro material duro. Hazlo rodar sobre esa superficie colocando la palma de la mano sobre él. Por último, retira la cáscara con los dedos. Ésta se despegará de forma muy fácil y sin romperse en pequeños pedazos.

Ahora que ya tienes claro cómo pelar un huevo duro, no renuncies a cocinar sabrosos platos en los que se utiliza este producto, por la pereza que te pueda dar el proceso de retirar la cáscara.