El cuidado y mantenimiento son la clave para prolongar la vida del frigorífico, aun cuando los electrodomésticos suelan tener una obsolescencia programada. Si quieres que tu nevera tenga un buen y duradero rendimiento existen algunos trucos que puedes poner en práctica en casa para conseguirlo.

  • Limpiarlo cada dos meses es la mejor opción para que el frigorífico te dure muchos años. Para hacerlo, utiliza un trapo limpio y un cubo con agua jabonosa. Hay que pasar el trapo por la superficie suavemente e ir aclarando de vez en cuando.
  • Coloca los productos sin obstruir las salidas de aire del refrigerador. En la medida de lo posible, deja unos 4 centímetros de espacio entre los alimentos y la pared del electrodoméstico.
  • Programa una temperatura adecuada siguiendo las recomendaciones del vendedor o el manual de uso del aparato, tanto del refrigerador como del congelador.
  • Para evitar malos olores dentro del aparato, mete los productos protegidos bien con film transparente o papel de aluminio, o bien en envases cerrados. Además, se puede colocar un producto neutralizador de aromas dentro de la nevera.
  • Controla que la bombilla que lo ilumina por dentro funcione.
  • Si te vas de vacaciones o dejas tu hogar vacío por más de 15 días, vacía de comida la nevera, desconéctala de la luz y deja abierta la puerta para que no coja malos olores.
  • Asegúrate de que las gomas de las puertas sellan bien. Si están desgastadas, se pierde el frío y se malgasta energía, lo que colabora con la formación de hielo. Compruébalo poniendo un papel al cerrar la puerta; si sale fácilmente puede ser que las gomas estén algo desgastadas.
  • Para ahorrar energía, evita abrir y cerrar continuamente la puerta, cubre los productos y líquidos con film transparente para no generar un exceso de humedad.

Vive con la tranquilidad de saber que tu hogar está protegido. Consulta cómo con nuestro asesor.