Saber cómo purgar los radiadores permite que la calefacción de tu casa funcione a la perfección durante el invierno y proporcione el máximo rendimiento.

Durante el verano, la calefacción se detiene durante meses y puede acumular aire en el interior de los radiadores. Es necesario expulsar ese aire al exterior antes de volverlos a poner en funcionamiento cuando llega la época de frío. Este proceso es el que conocemos como purgar los radiadores.

Si no sabemos cómo purgar los radiadores, el aire acumulado en su interior generado por el oxígeno del agua que circula a través de sus tuberías, obstaculizará el paso del calor, haciendo que éste no se desprenda de forma igualada en todo ellos.

Éstos son los pasos que debes conocer para saber cómo purgar los radiadores:

  • Encuentra el purgador del radiador. Éste se halla en la parte superior del mismo, en un lateral.
  • Ayúdate de un destornillador o de la llave del radiador para manipular el purgador. Éste posee un tornillo con una ranura en la cual debes introducir el destornillador.
  • Aprieta el tornillo haciendo presión con el destornillador. Comprobarás cómo el aire comienza a ser expulsado.
  • Coloca un recipiente debajo del purgador, pues suele pasar que junto con el aire también es expulsada algo de agua. De esta forma evitarás que gotee líquido al suelo.
  • En el momento que compruebes que deja de salir aire y que lo único que expulsa el purgador es agua, deja de apretar el tornillo con el destornillador.
  • Una vez finalizado el proceso, cierra la llave del purgador.
  • Realiza estos pasos en todos los radiadores de tu hogar.

Una vez realizados todos los pasos comentados en cada uno de los radiadores, que componen el sistema de calefacción de tu casa, éstos ya estarán listos para ser puestos en funcionamiento.

Si eres perezoso o despistado y crees que puedes dejar de hacer esta tarea cada año, debes saber que existen purgadores automáticos que purgan los radiadores por sí mismos.

Ahora que ya sabes cómo purgar los radiadores, podrás disfrutar de un invierno caliente dentro de tu hogar. Recuerda que es importante realizar un control periódico de tu sistema de calefacción cada vez que se produce el cambio de estación, para preservar su buen funcionamiento.