Los propietarios de casas que se deciden a  alquilarlas, no sólo deben preocuparse por cosas como saber cómo funciona un seguro de protección de pagos de alquiler, sino también debe meditar el precio de dicho alquiler. Lo mismo ocurre con aquellos que pretenden vender una vivienda.

El mercado inmobiliario ha sufrido en los últimos años una importante fluctuación de precios que han hecho que a día de hoy muchas personas duden entre alquilar o comprar, no sabiendo en muchas ocasiones qué les convendría más.

Bankinter, consciente de ello, ha explicado una fórmula sencilla para poder saber si una casa es cara o barata para comprar o alquilar, estableciendo una equivalencia entre uno u otro hecho, en base al PER (Price Earnings Ratio). Se trata del porcentaje que se obtiene al dividir la cantidad recibida mediante el alquiler anual de una vivienda, entre el precio de la misma.

Bankinter pone el ejemplo de una vivienda que se alquila por 1.000 euros al mes y cuyo coste de venta es de 240.000 euros. Al hacer la división obtenemos un PER de 20 en un alquiler de 1.000 euros. (20 años pagando 1.000 euros para alcanzar el precio de venta del inmueble).

Para establecer la equivalencia entre el precio de venta y el de alquiler debemos informarnos a través del Banco de España de cuál es el PER de alquiler en España, que puede variar según el año. Si por ejemplo, el PER es de 22 años (264 meses), lo que tendremos que hacer es multiplicar el precio del alquiler mensual de la vivienda que nos interesa alquilar, por 264 meses. El resultado sería la equivalencia de lo que la vivienda en cuestión debería valer si se quisiera vender.

Por el contrario, si contamos con el precio de venta de una vivienda, para calcular por cuánto debería alquilarse por mes tan sólo tendríamos que dividir el precio total de la vivienda entre 264 meses.

De esta forma podemos saber qué nos conviene más, si alquilar o comprar.

Si en el ejemplo puesto anteriormente, la vivienda en cuestión hubiese tenido un precio de venta de 400.000 euros y se alquilase por 1.000 euros al mes, el PER resultante sería de 33 (muy superior al PER de alquiler impuesto por el Banco de España, que recordemos que era de 22). En este caso el alquiler convendría más que la compra de la vivienda.

Siguiendo esta fórmula podremos vivir con la tranquilidad de que hemos optado por la opción más rentable para nuestro bolsillo.