Hay días que estás en el trabajo y te sientes espeso, sin ideas, y sin quererlo has perdido completamente el día.

Hoy en día, resulta muy complicado lidiar con la presión del trabajo. En muchas ocasiones se nos acumulan las tareas y nunca tienes la sensación de acabar. Sin embargo, la productividad puede incrementarse si adoptamos una serie de hábitos diseñados a hacer que tu trabajo sea más eficiente.

Un trabajador eficiente aprovecha cada minuto de su tiempo durante el día, poniendo toda su atención primero a las tareas más importantes. Esta eficacia no solo se verá reflejada en un incremento de tu productividad, y te hará ganar puntos con tu jefe, sino que también te hará sentirte realizado y satisfecho de haber tenido un día de trabajo productivo.

Si sientes que te faltan horas del día con frecuencia, no te preocupes. Solo necesitas unas buenas pautas para aprovechar al máximo las horas que estás en la oficina.

¿Qué debes de hacer para ser más eficiente en el trabajo?

  • Mantén el espacio limpio y ordenado. Es fundamental tener tu espacio de trabajo sin restos de comida, bolis desordenados, papeles por todos lados. Este caos provoca que te despistes, estés pensando en otras cosas y te desconcentres.
  • Hazte un planning. Establece una lista de tareas según los días y las horas. Hará que tengas una organización y unos objetivos claros diarios que tendrás que cumplir. A veces el meterte presión funciona.
  • Elimina las distracciones. Todos los objetos que te supongan un entretenimiento deberás guardarlos y mantenerlos a distancia para evitar tentaciones.
  • Date un descanso. Está comprobado científicamente que cada dos horas, tres horas es fundamental descansar quince minutos para poder volver a coger la tarea con fuerza.
  • Aprende a delegar. A veces no rindes lo suficiente, o lo que te gustaría porque tienes demasiadas cargas de trabajo. Aprende a asignar ciertas tareas a personas de confianza que sabes que van a desempeñarlas bien. ¡No somos Superman!
  • Alimentación correcta. Una mala alimentación dificulta que el cerebro funcione correctamente, impidiendo que esté al 100% de rendimiento. Lo primero es alimentar bien tu cuerpo.
  • Haz una lista de tareas mental antes de dormir. Cuando estés por la noche en la tranquilidad de tu hogar, puedes hacer un ejercicio mental de visualizar las metas de un día para otro en una lista. Al establecer un orden de preferencia, o de importancia te dotará de capacidad para saber qué objetivo es más importante. Evitarás así dispersarte.