Es el momento de empaquetar y meter todo en maletas. Y puede que pienses que lo único que te consuela es que vas a encontrar en casa cosas que no sabías que tenías.

Pero no entres en colapso porque así te vas a bloquear y no vas a solucionar nada.

- Lo primero que debes hacer para no olvidarte de nada es elaborar una lista. De esta forma cada vez que vayas completando podrás ir tachando. Aunque no lo creas tachar cada guion te puede ayudar a seguir con ella más feliz.

- Debes escoger las cajas adecuadas para empaquetar tus pertenencias. Opta por las resistentes y fuertes ya que aguantarán más los impactos y el peso.

- Compra etiquetas. De esta forma, poniendo pegatinas a las cajas, sabrás donde está cada cosa y estará todo más organizado.

- Usa buenos materiales. Embala con papel de burbuja, periódicos, cintas adhesivas, así protegerás de manera adecuada tus cosas.

- Prepara una caja de supervivencia. No te olvides que contenga lo básico y necesario por si hay algún percance: pijama, ropa, alguna bebida, algo de comer y algún hobby para pasar el rato.

Otros factores a tener en cuenta son:

- El cambio de dirección de documentos y facturas.

- Pedir unos días en el trabajo para hacer la mudanza.

- Cambiar la cerradura de la nueva casa.

- Vaciar la nevera y el congelador 2-3 días antes de irte.

- Evitar compras antes de irte para no acumular más bultos.

- Aprovechar para tirar, dejar o vender lo que no necesites.