El consumidor actual ya no compra la carne en la carnicería, el pescado en la pescadería y la fruta en la frutería sino que adquiere todo en el mismo lugar, el supermercado. Es más, a día de hoy, también puedes contratar un seguro de hogar o incluso comprar un traje para la próxima reunión.

Todo es culpa de la falta de tiempo, la gran oferta y la pérdida de valores. Sí, nos referimos a la falta de apoyo al pequeño comercio que se ve obligado a cerrar. Dentro de no mucho, volveremos a comprar donde comprábamos, en lugares de confianza pero, mientras tanto, seguimos consumiendo “a lo loco”, cuesta abajo y sin frenos.

Compremos donde compremos, deberíamos comenzar a concienciarnos y seguir la estela que ya han adoptado muchos supermercados con por ejemplo, en el ahorro de bolsas. ¡Llevar el carro de la compra vuelve a ser cool! ¿Cuántas bolsas ayuda ahorrar este gesto al año? Muchísimas.

Cierra los ojos y piensa en un día normal. ¿Cuántos residuos tiras a la basura? Cartón de leche, botella de gel, funda de huevos, yogures, comida preparada… Algunos de los consejos que podemos llevar a cabo para generar menos residuos en casa.

  • ¿Sabías que las botellas de leche rellenables vuelven a estar de moda? Cada vez puedes encontrarlas en más establecimientos. Quizá sea un poco más cara pero la calidad es… ¡sublime!
  • Comprar productos frescos sin bandeja, es decir, pidiendo al tendero aquello que necesitas.
  • En caso de que necesites envase, elige los reciclables de metal, vidrio o papel. Ni que decir queda que debes reciclar en casa…
  • ¡Haz la compra con la barriga llena! Además, tu bolsillo también lo agradecerá.
  • Evita al máximo los alimentos precocinados.
  • Compra a granel las legumbres, pasta, frutas y verduras. Al peso, como toda la vida.
  • Si puedes beber agua del grifo, ¿qué haces comprando botellas?
  • Haz la compra con el carro y bolsas de tela. Lleva siempre estos materiales en el coche, así nunca olvidarás usarlos.