Cortar cebolla, sin que te lloren los ojos, parece una misión imposible, pero no lo es. Hemos escuchado hasta la saciedad multitud de consejos para evitar llorar cuando picamos cebollas, algunos de ellos de lo más rocambolescos y estrambóticos. Como estos últimos son los que más llaman la atención, son los primeros que solemos probar, por aquello de que nos hacen gracia; pero lo cierto es que son los que menos efectividad tienen a no ser que puedan producir algún extraño efecto placebo.

Nos referimos a trucos como, por ejemplo, ponerse media cebolla en la cabeza, taparse la cabeza con un pañuelo e incluso sostener una cerilla entre los dientes mientras cortamos cebolla.

Para cortar cebolla sin que te lloren los ojos hay que utilizar la lógica y conocer el motivo por el cual las cebollas producen este efecto.

La causa de que lloremos es que las cebollas desprenden un gas irritante (alinasa), el cual respiramos. Por lo tanto, la solución más efectiva se encuentra en evitar respirar este gas tanto como podamos así como reducir la emisión del mismo. Para ello existen varios trucos, que pueden lograr que consigas cortar cebolla, sin que te lloren los ojos:

• Enfría las cebollas antes de cortarlas. Si las metes en la nevera dos horas antes, el frío consigue reducir bastante la emisión de alinasa.

• Otro truco que suele funcionar es cortar la cebolla sumergida en un recipiente con agua. El único inconveniente es que resulta incómodo a la hora de realizar cortes con destreza o intentar que sean muy precisos. Pero lo cierto es que el agua frena la emisión del gas desprendido por la cebolla.

• Puedes evitar respirar por la nariz. Para ello, el método puede ser a gusto de cada uno: ponerse una pinza en la nariz, mascarilla e incluso, para los más libres de complejos, gafas de buzo que protegen la nariz y los ojos.

• Usar un buen cuchillo y realizar un corte preciso es importante. Un cuchillo de calidad permite realizar un corte limpio, que atraviese bien todas las capas sin necesidad de aplastar la estructura de las mismas. Esto hace que la cebolla desprenda menos gas irritante.

• Para cortar cebolla sin que te lloren los ojos separa la tabla sobre la que vas a trabajar por delante de tu rostro. Así evitarás que el gas que desprende la cebolla incida directamente sobre tu nariz.

• Un último truco para cortar cebolla sin que te lloren los ojos consiste en mojar el filo del cuchillo con vinagre. Este método puede funcionar, pero también puede dejar cierto aroma a vinagre en la cebolla.