Con el cambio de las temperaturas apetece darle a nuestro hogar un toque calentito, y vestir las estancias con telas y tejidos que den a nuestra casa un toque a invierno, pero con estilo.

Si queremos podemos decorar las estancias de nuestra casa con elementos que aporten calidez y confort. La clave está en fijarnos en la naturaleza porque en los meses fríos, ésta se transforma y nos regala cientos de imágenes espectaculares que en cierto modo podemos trasladar a nuestra casa. 

Pero si no sabes como hacerlo, te dejamos una serie de ideas para darle un cambio a tu casa.

Apuesta por colores cálidos, con ellos conseguirás un ambiente más acogedor y cómodo con el que combatir las frías temperaturas. Colores como el marrón, el beige o el blanco son perfectos para decorar tu casa en esta estación. Eso sí, es importante que sepas que los colores claros son siempre la mejor opción, ya que dejan penetrar los rayos de sol en tu casa aportándola calor y más iluminación.

Cambia la ropa de cama, sustituye tus sábanas de algodón por tejidos que mantengan más el calor como la franela o el jersey. Las fundas nórdicas de franela son súper cálidas y aterciopeladas, y agradecerás su sensación de calidez. Son Ideales para afrontar el invierno con mucha suavidad. Añade una buena manta para tener a los pies de tu cama en las noches más frías.

Decora con los colores del invierno, el blanco, el azul o el gris, son tonos ideales y si los combinas con colores más fuertes y brillantes y lograrás un contraste que dará toque de lo más llamativo a tu hogar.

Cambia la funda del sofá. El sofá es sin duda una de las estrellas de nuestro hogar y de los salones, por eso es el espacio más concurrido especialmente en los meses de invierno. Prepáralo para hacerlo más acogedor con una funda nueva. Recuerda que si la eliges un tono suave darás mayor amplitud al espacio. Añádele unos cojines cómodos y blanditos y una buena manta de pelo o de lana.

Es el momento de sacar las alfombras.  Ahora puedes lucir esas alfombras de tejidos pesados, que habías quitado en verano. Además de aportar el toque invernal te ayudarán a mantener el calor de las estancias de la casa.

Enciende tu chimenea o unas velas. Si tienes la suerte de tener chimenea en casa ha llegado el momento de ponerla en marcha. Además de calidez aportan un calorcito incomparable a la casa. Si eres de los que no tiene, apuesta por las velas para dar ese toque de calidez a tu hogar, además de calentar, decoran y si son aromáticas le aportarán una fragancia a la vivienda excepcional además de dar un puntito romántico.

Adorna tu casa con la naturaleza.  Si quieres darle un toque a tu decoración diferente y original apuesta por piezas como las hojas secas, las piñas, los frutos secos. Además, puedes recogerlos en familia directamente del campo durante un fin de semana e integrarlos en la decoración de tu casa.

Apuesta por la madera. Las mesas y elementos de madera natural aportan a nuestro hogar una sensación de cabaña acogedora dándole el toque cálido que necesita la estancia.

Pon cortinas a tu casa.  Unas buenas cortinas pesadas hasta el suelo también ayudarán a conseguir un ambiente más cálido y acogedor. En los meses más fríos opta por unas cortinas más gruesas que el resto del año, como las de terciopelo. No sólo aportarán un carácter especial a la estancia sino también la aislará del aire frío que se pueda colar por las ventanas.

Deja entrar la luz del sol.  Durante el día sube las persianas y descorre las cortinas, dos simples gestos que harán que tu casa se caldee. Hazlo solo durante las horas de sol. Por la noche, todo lo contrario. Cierra para que no se escape ni un grado.