Ya hemos explicado en un artículo anterior cómo eliminar manchas de desodorante de la ropa. Pero si se da el caso de que el desodorante no hace el efecto deseado y sudamos más de lo esperado, ¿cómo podemos eliminar manchas y olor a sudor?

Si el problema es persistente, el sudor puede provocar, al contacto con la tela, antiestéticas manchas de tono amarillento y un olor perdurable difícil de eliminar en nuestras prendas.

Para evitarlo, puedes aplicar algunos remedios caseros que te mostramos a continuación. En muchas ocasiones hemos explicado cómo cuidar de tus prendas de diferentes maneras. A los consejos sobre cómo guardar la ropa, cómo tenderla para que no se estropee o como eliminar diferentes tipos de manchas, ahora añadimos estos para eliminar manchas y olor a sudor en la ropa. Toma nota:

  • Evitar que salgan las manchas es lo primero que tienes que intentar. Para ello puedes utilizar camisetas interiores que filtren el sudor y eviten el contacto de este con tu prenda favorita.
  • Si la mancha de sudor ya es inevitable, un remedio muy eficaz consiste en mojar la zona afectada con una mezcla de agua y vinagre blanco. Debes diluir dos cucharadas de vinagre en una taza de agua y mezclar bien ambos líquidos. Impregna la mancha con la mezcla y deja que la solución actúe durante treinta minutos. Después lava tu prenda de manera normal, en la lavadora, o si el tejido lo requiere, a mano.
  • Bicarbonato de sodio: es otro producto muy barato, fácil de conseguir y presente en multitud de hogares. Realiza una mezcla con cuatro cucharadas de bicarbonato en un vaso de agua e impregna la zona manchada. Deja que la mezcla actúe media hora y después lava tu prenda de manera normal. Al igual que el vinagre, el bicarbonato puede actuar como un potente quitamanchas.
  • Para las manchas de sudor en prendas oscuras, la aspirina puede ser un buen remedio. Pon en remojo tu prenda en un recipiente grande de agua tibia en la que hayas disuelto previamente dos aspirinas. Deja la prenda en remojo un par de horas y ¡listo!

Puedes contratar un buen seguro de hogar para proteger el continente y el contenido de tu casa. Las prendas de vestir forman parte de ese contenido, imprescindible para nuestro día a día. Tus cuidados también pueden hacer que las protejas del desgaste y del uso, manteniendo su buen estado por mucho tiempo.