Comienza la vuelta al cole y con ella un sinfín de gastos que hacen de septiembre un mes de grandes desembolsos. Por eso los padres tratan de buscar el modo ahorrar todo lo posible. A esto hay que añadir la preocupación por las coberturas incluidas en los  Seguros escolares  que protegen a los alumnos en sus respectivos Centros de Educación.

En España existe el Seguro Escolar Obligatorio establecido por la Ley del 17 de julio de 1953. En ella se protege a todos los estudiantes menores de 28 años que puedan sufrir accidentes en el Centro Educativo,  enfermedades, o les sobrevengan determinadas situaciones familiares. Este seguro cubre a alumnos que cursen estudios oficiales desde 3º de la ESO hasta 3º del ciclo universitario (1º y 2º ciclo, Grado, Máster Universitario, Doctorado). También a los que realicen prácticas en empresas y estudiantes nacionales de los Estados miembros de la Unión Europea y Espacio Económico Europeo, hasta 28 años.

Este seguro se paga con la matrícula y se incluye en el Régimen Especial de la Seguridad Social. Cubre tanto los accidentes escolares en el centro como la asistencia en caso de accidente. Un 50% lo abona el interesado y el otro 50% el Ministerio de Educación. Puede cubrir desplazamientos fuera del centro si están respaldados por el AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos)

En el caso de los escolares más pequeñitos, los de infantil y primaria no tienen obligación de contratar el seguro escolar, por tanto, es voluntario. En muchas ocasiones es el propio AMPA o los colegios los que deciden contratar también un seguro escolar para estos alumnos. Además, entre los seguros adicionales que se suelen contratar están el Seguro de Responsabilidad Civil, Seguro de Salud o Seguro de Accidentes.

Según la Unespa (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras), una de las causas más habitual de percances en el colegio es la derivada del uso de equipamientos lúdicos, cómo son barras, pequeñas paredes de escalada, el tobogán… Los accidentes en estos espacios pueden provocar lesiones de importancia acarreando  gastos médicos quirúrgicos u odontológicos,..Por este motivo, los centros escolares se ocupan de que estas zonas estén diseñadas de manera segura y de tener cubiertos todos los posibles riesgos a través de un seguro adecuado que debe ser conocido y estar a disposición de los padres y alumnos. Que cubre el seguro escolar obligatorio:

Este tipo de pólizas suele ofrecer prestaciones sanitarias y económicas para casos de  enfermedad, accidente escolar o incidente familiar. Estas son:

  • Asistencia Sanitaria.
  • Hospitalización.
  • Cuantía económica o renta vitalicia si el alumno sufre un accidente y le quedan secuelas con resultado de incapacidad permanente absoluta para los estudios.
  • Ayuda económica para los familiares (en concepto de gastos de inhumación) en caso de fallecimiento del alumno debido a accidente escolar.
  • Ayuda económica para el alumno hasta que finalice los estudios en caso de que fallezca el cabeza de familia

Que estudios cubre el Seguro Escolar Obligatorio:

Para estar cubierto por esta póliza debes estar matriculado en alguno de los cursos que exponemos a continuación:

  • 3º y 4º curso de ESO y Bachillerato
  • Formación Profesional (segundo grado, grado medio, grado superior y especial).
  • Estudios Universitarios (incluidos doctorado y prácticas en empresas).
  • Grado Superior Conservatorios de música y danza.
  • Estudios de arte dramático.
  • Programas de Cualificación Profesional.
  • Estudios superiores deTeología en Centros de la iglesia Católica.
  • Segundo curso de educación secundaria para personas adultas.
  • Programas de formación para la transición a la edad adulta

Sin embargo, tal y como se expone desde la Unespa, los directores de centros educativos no dejan todo en manos del seguro escolar, entre otras cosas porque no cubre nada relacionado con el propio colegio. Al final no deja de ser un edificio dentro del cual hay cosas valiosas, y como tal debe protegerse.

Por este motivo es usual que se contrate una póliza multirriesgo que le cubra todos o casi todos los daños, robos, que puede sufrir el edificio en sí mismo: goteras, rotura de cristales, robo de enseres o dinero, daños eléctricos o estéticos, daños sufridos por los equipos informáticos.

También es importante que el colegio tenga un seguro de Responsabilidad Civil, que cubra los daños causados a terceros. Ya que el centro, si existe culpa o negligencia, es responsable de los daños personales o materiales que sufran o causen los alumnos cuando están bajo su tutela.

Si necesitas algún seguro de cara al nuevo curso escolar, no dudes en consultar nuestros precios. Llevamos más de 30 años asesorándote con la garantía y confianza del Grupo El Corte Inglés.