Te preguntarás si ¿es posible hackear el hogar? Pues bien, en los hogares, los dispositivos más comunes representan una amenaza real de ciberseguridad, ya que estos aparatos tienen importantes carencias de medidas de seguridad básicas (contraseñas fuertes, cifrado de la conexión…), según una investigación llevada a cabo por Kaspersky Lab.

“Tanto los usuarios como las empresas tienen que concienciarse de los riesgos que tienen los dispositivos conectados. Es importante tener presente que nuestra información no está segura simplemente porque contemos con una contraseña fuerte, hay muchas cosas que escapan a nuestro control”, explica David Jacoby, autor de la investigación.

La firma de seguridad comprobó si una Smart TV, un NAS (servidor de acceso a la red), un router y un reproductor de Blu-ray eran vulnerables a un ciberataque. En su experimento, encontró en total 14 vulnerabilidades en los sistemas de almacenamiento, una vulnerabilidad en la Smart TV y varias funciones ocultas con control remoto en el router.

Las amenazas más graves se detectaron en los sistemas de almacenamiento, que en algunos casos, permitían a los hackers ejecutar de forma remota comandos del sistema con amplios privilegios de administrador.

Los aparatos analizados también contaban con contraseñas débiles, muchos de los documentos de configuración tenían los permisos erróneos y contraseñas muy sencillas. En concreto, la contraseña de administrador de uno de los dispositivos sólo tenía un dígito. Otro de los dispositivos analizados compartía el archivo de configuración completa con las contraseñas cifradas con cualquier persona conectada a la red.

También el router DSL, que ofrecía conexión inalámbrica a Internet para todos los dispositivos, contenía funcionalidades peligrosas y ocultas.

Cómo estar seguro 

Complícale la vida al hacker. Para minimizar los riesgos y evitar que aprovechen vulnerabilidades conocidas, actualiza todos tus dispositivos con la última versión de seguridad disponible.

Asegúrate de cambiar el nombre de usuario y la contraseña que vienen por defecto, es lo primero que un cibercriminal intentará al atacar tu dispositivo.

La mayoría de los routers domésticos tienen la opción de configurar una red propia para cada dispositivo y restringir el acceso a éste. Por ejemplo, si tienes una televisión conectada, quizá quieras limitar el acceso a un único dispositivo adicional conectado de tu red… ¡No hay motivo para que tu TV esté conectada a tu impresora!