En ocasiones, nuestro cuarto de baño necesita una reforma pero, por distintas circunstancias, no podemos permitírnoslo. Sustituir una bañera antigua por una nueva, suele llevar consigo un importante desembolso económico, pero arreglarla tiene un coste mínimo. Además, esmaltar la bañera es una tarea sencilla que podemos realizar nosotros mismos y que nos permite, por muy poco dinero, conseguir un resultado final realmente sorprendente.

Los productos de limpieza, la cal del agua o el paso del tiempo, entre otros, son factores que hacen perder el brillo original a la bañera, ofreciendo un aspecto envejecido por muy limpia que esté. Una bañera descolorida no tiene necesariamente que ser reemplazada.

Antes de esmaltar la bañera, lo primero que debemos hacer, es limpiar la bañera con una esponja y limpiador de baño. Cuando esté completamente limpia, debes secarla con un trapo seco o una toalla. Después, debes lijarla a fondo. El objetivo no es eliminar toda la pintura que tiene, sino remover los restos y dejar una superficie abrasiva a la que el esmaltado pueda adherirse. Además, hemos de tener en cuenta que es fundamental cubrir el desagüe y el grifo con cinta, para evitar salpicarlos cuando vayamos a pintar.

Antes de empezar a esmaltar la bañera, colócate una máscara protectora en la cara y abre las ventanas del baño. En caso de que no tengas ventanas, abre bien la puerta para que se ventile. Ahora, lo primero que debes hacer es lavar la superficie de la bañera con ácido fluorhídrico y dejarlo reposar durante 10 o 15 minutos. Después, aclara con agua fría y abundante, y cuando la bañera ya se haya secado, comprueba si tienes alguna grieta y, en el caso de que así sea, rellénalas con masilla.

Cuando hayas terminado este punto, aplica una capa uniforme de resina en toda la superficie de la bañera. Con ella, conseguirás la adherencia necesaria para que el esmalte quede pegado, ya que actuará como una capa adhesiva a la hora de esmaltar la bañera. Cuando lo tengas pulverizado sobre la bañera, aplica la correspondiente imprimación sobre la resina, formando una capa uniforme. Aplica después una capa de esmalte y deja que seque durante unas 8 o 10 horas. Para poder utilizarla, deberás esperar al menos dos o tres días, ya que así conseguirás que el esmaltado seque correctamente. 

Recuerda que para esmaltar la bañera debes emplear únicamente pintura específica para este fin. Solo así conseguirás resultados óptimos.