La tranquilidad en el hogar se suele romper con la llegada de las fiestas navideñas. Son días de mucho movimiento en las casas. Viajes, visitas, cenas, comidas, reuniones, regalos y compras, muchas compras.

La cesta de la compra en Navidad es un quebradero de cabeza en miles de hogares. Supone un desembolso extra de dinero que puede desbaratar las cuentas y la economía familiar.

Durante esos días de movimiento y estrés, apenas nos da tiempo a pensarlo. Nos dejamos llevar por la tendencia general de las compras: el jamón, los juguetes de los niños, el cordero para la cena, etc. Nada puede faltar. Nuestro bolsillo suele notar este derroche en la temida cuesta de enero.

Si te sientes identificado con esta situación y eres de los que ya está temblando al pensar en los gastos navideños, debes estar preparado. Esta Navidad ahorra en la cesta de la compra. ¿Cómo? Toma nota de los siguientes consejos:

  • Realiza un calendario de eventos: planea con antelación qué alimentos vas a necesitar cocinar durante la Navidad y qué regalos vas a tener que ofrecer a otros seres queridos.
  • Respeta tu presupuesto: una vez que hayas realizado una lista de lo que necesitas, trata de ajustar tu presupuesto y no sobrepasarlo. Cíñelo a lo más imprescindible y evita caprichos o gastos extras que no sean necesarios.
  • Usa las nuevas tecnologías: realiza las compras navideñas on line y sin estrés. Si te sabes manejar con las nuevas tecnologías, comprar por Internet puede ser una buena opción para ahorrar dinero en Navidad. Puedes encontrar el lugar donde el mismo producto ofrecido en otro portal aparece más barato. Además, a través de Internet puedes localizar suculentas ofertas que podrán hacerte ahorrar unos cuantos euros.
  • Compra antes y congela algunos alimentos: muchos de los productos que vas a tener que adquirir durante las fiestas navideñas, aumentan su precio de manera considerable en estas fechas festivas. Ahorra adelantándote a las compras navideñas. No esperas a que los precios de estos productos estén por las nubes para adquirirlos. Productos como la carne o el pescado pueden ser comprados con semanas de antelación y pueden conservarse en perfecto estado en el congelador de tu casa. Otros productos como algunos dulces también pueden ser adquiridos con anterioridad.

Si te lo propones, podrás. Esta Navidad ahorra en la cesta de la compra y no permitas que las preocupaciones por tu economía familiar te agüen la fiesta.