Instalar moquetas de fibras naturales es un proceso muy fácil pero requiere de paciencia y, sobre todo, de la ayuda de otra persona. Es importante hacer bien el corte para que no se quede más corto un lado que otro ni que se deshaga la fibra, y en el momento de pegar, hacerlo con mucho cuidado para que no haya bultos.

Para instalar moquetas de fibras naturalesseguiremos los mismos pasos que si ponemos una normal, pero con alguna peculiaridad. Lo recomendable es, en primer lugar, preparar la superficie donde vamos a poner nuestra moqueta para que no haya polvo ni humedad. El suelo, deberá ser plano para evitar que las fibras naturales se rompan.

El siguiente paso, será colocar la moqueta en el lugar elegido, para ello, se necesitan por lo menos dos personas. Extiende el revestimiento por el suelo y déjalo reposar durante 48 horas para que la moqueta se destense. Después, hay que cortar la moqueta sobrante, para ello, lo haremos con un cuchillo universal en el sentido de la fibra. Ten cuidado en los puntos delicados como los ángulos, marcos y umbrales de puertas donde puedes marcar por el revés con un rotulador por donde deber cortar para que quede de manera uniforme.

El último paso para colocar nuestra moqueta es pegarla al suelo. Para ello, levantaremos la mitad y con cola acrílica lo aplicaremos a todo el suelo que quede al descubierto. Después, iremos plegando la moqueta suavemente para que no queden bultos desde el centro hasta las esquinas. Finalmente, utilizaremos la misma técnica para pegar la segunda parte.

Una vez que hemos aprendido a instalar moquetas de fibras naturales te descubrimos qué tipos puedes encontrarte en el mercado.

  • Moqueta de coco. Este tipo de superficie está compuesta por fibras de cocotero y suelen estar disponibles en color coco rojizo natural y en color coco blanqueado. Son muy resistentes, por ello se recomienda usar en lugares de paso como los pasillos.
  • Moqueta de sisal. Esta moqueta está formada por fibras procedentes de la planta sisal que hacen que sean de gran suavidad. La pintura se impregna bien en ella, por eso la podemos encontrar en gran variedad de tonalidades.
  • Moqueta de algas. Como su nombre indica, está formada por algas y es idónea para lugares húmedos, ya que la absorben sin dejar mancha.
  • Moqueta de bambú. Está hecha con tablillas de madera de bambú pegada sobre una base de fieltro. Es un material muy aislante y nos lo podemos encontrar de diversas tonalidades.