Seguro que has oído hablar sobradamente del jabón de Marsella, conoces su olor y sus múltiples usos. Pues tienes que saber que en España tenemos también uno muy famoso, que se remonta de siglos atrás y que tiene múltiples beneficios. Hablamos del jabón de Castilla.

Hoy en día, debido a la pandemia provocada por el Covid19 ha ganado especial relevancia lavarse bien las manos con agua y jabón. Si quieres conocer un producto natural y que incluso puedes hacer tu mismo, es el momento de que le des una oportunidad al jabón de castilla.

Este jabón se dice que surgió, tal y como su propio nombre indica, en el Reino de Castilla. Está elaborado con aceite de oliva puro, agua y sosa. Este producto que apenas hacía espuma debido a su composición, ganó adeptos rápidamente entre las familias reales de toda Europa, porque gozaba de múltiples beneficios para la salud.

Para que lo sepas, el jabón de castilla además de limpiar en profundidad, nutre y protege hasta las pieles más sensibles. Y no solo eso, también contribuye a una rápida cicatrización de las heridas, debido a su composición ya que el aceite de oliva es un potente regenerador.

Además, la oleuropeína, una sustancia presente en las hojas de olivo y en la pulpa de las aceitunas verdes tiene propiedades antibacterianas.

La presentación más tradicional del jabón de Castilla es en barra. Y aunque en la actualidad, para hacer más espuma, algunas marcas le añaden otros aceites vegetales como el de coco a la fórmula, o aceites esenciales que aportan un aroma agradable, todavía lo puedes encontrar en su versión 100% pura, sin olor y sin espuma.

Si no te van los jabones en barra, también puedes encontrar el jabón de Castilla en su versión líquida. La única diferencia es que estos últimos se elaboran con hidróxido de potasio, en lugar del hidróxido de sodio que es la sustancia que se utiliza en los jabones en forma de barra.

Usos del jabón de Castilla

Si te ha picado la curiosidad y quieres probar el jabón de Castilla, lo mejor de todo es que te va a conquistar por sus múltiples usos. ¿Quieres descubrirlos? Pues te los contamos a continuación:

·       Gel de ducha: Pues sí, el jabón de Castilla es perfecto para limpiar el cuerpo, porque gracias a su pH suave no te resecará la piel y además la nutrirá para que esté bonita

·       Champú para el pelo: Es posible que no te hubieras planteado que fuera un buen producto para el pelo, pero al tratarse un jabón sin sulfatos ni parabenos, te protegerá el pelo del daño ocasionado por los productos químicos.

·       Para bañar a tu perro: Como lees. Este jabón al igual que es saludable para los humanos, también lo es para los perros porque es respetuoso con la piel.

·       Para lavar los platos: No hay nada mejor que lavar los platos con un producto que además proteja tus manos. Lo bueno es que limpia a las mil maravillas y te nutre las manos.

·       Para afeitarte: otro de los usos del jabón de Castilla es que lo puedes usar para el afeitado. En la cara, se recomienda utilizar 10 gotas de jabón de Castilla para hacer espuma antes del comenzar; para las axilas, 3 gotas; y en las piernas, media cucharada. Y recuerda que después de la depilación debes hidratar tu piel correctamente.

·       Como detergente para lavar la ropa: Si quieres lavar tu ropa de la manera más natural posible sin recurrir a jabones químicos añade media taza de jabón de Castilla para las cargas grandes, en las pequeñas la mitad es suficiente, y media taza de vinagre en el ciclo de enjuague.

·       Como limpiador de hogar multiusos: este versátil jabón también te ayudará en la limpieza de tu hogar. Solo tienes que coger un bote con dosificador en spray, llenarlo de agua tibia y añadir unas gotitas de jabón de Castilla.

·       Desmaquillante

·       Para desmaquillarte: Mezcla a partes iguales jabón de Castilla, agua de hamamelis y aceite de coco. Fliparás con los resultados y ahorrarás un monton de dinero.

·       Para limpiar tus brochas de maquillaje: seguro que has dado mil vueltas buscando un jabón apto para limpiar tus brochas de pelo que sea respetuoso con ellas y natural, deja de buscar porque aquí tienes la solución. Utiliza unas gotas de jabón de Castilla y agua tibia para eliminar la suciedad. Termina el proceso con agua fría para que queden relucientes.

·       Alivia la congestión: tal y como lees. Si tienes problemas de sinusitis o estás congestionado, pon agua a hervir y vierte una cucharada de jabón de Castilla. Cúbrete con una toalla y emana el vapor que suelta, verás que bien respiras.