Las toallitas húmedas o papel higiénico húmedo se han convertido en un producto de primera necesidad en nuestros baños.

Este esencial, limpia más en profundidad que el papel higiénico convencional y es lo que lo hace atractivo al producto, pero ¿Los wc piensan igual?

Las toallitas se han convertido en el principal enemigo de los inodoros. La mayor parte de los atascamientos que se producen es los wc se debe al tapón que se genera por la acumulación de toallitas en las tuberías.

A día de hoy, se han convertido en un problema mundial. Los atascos de las tuberías de los edificios están propiciándolos en las alcantarillas de las ciudades alcanzando proporciones épicas.

La raíz del problema está en la descripción errónea que los fabricantes hicieron del producto cuando lo sacaron al mercado. Al venderlo como un producto biodegradable, miles de familias consideraron que era un producto inofensivo para las cañerías y medio ambiente, y se creo el hábito de tirarse al váter.

Estas toallitas están compuestas por fibras compactadas y si que es cierto que al tirarlas por el wc se separan los tejidos, pero una vez dentro del saneamiento, vuelven a juntarse en enormes conglomerados responsables de los atascos en juntas y curvaturas de la red.

Por este motivo, los fabricantes de estos productos de higiene ya advierten en el etiquetado de estos productos que no se deben tirar a través del inodoro.