Es muy común que nos encontremos manchas negras en las cortinas, paredes, muebles y marcos de las ventanas de nuestra casa. Esas manchas suelen estar relacionadas por la cercana situación de los radiadores de calefacción. Es muy difícil limpiar las manchas negras de la calefacción, pero no es imposible.

Las manchas negras en el mobiliario, se producen porque muchos radiadores tienen en la parte posterior unas ranuras para que circule el aire a cierta velocidad y al cabo del tiempo deja mancha debido a las altas temperaturas del aire que se mezcla con el polvo que entra en la casa. Aunque también se pueden dar porque la chimenea de la caldera esté cerca provocando manchas negras difíciles de quitar. Por esto es bueno realizar periódicamente limpiezas en la caldera y así evitar las posibles manchas en el mobiliario de la casa. 

Para limpiar las manchas negras de la calefacción hay que tener mucho cuidado, ya que utilizar una técnica inapropiada puede empeorar el daño. Las paredes y los empapelados lavables, deberás lavarlos con un limpiador que no sea a base de agua, ya que estos lo que hacen es difuminar la mancha. Antes de nada, pruébalo en una zona poco visible para ver qué efecto tiene sobre la superficie y después aplicarlo al resto de la pared.

En el caso de las manchas en los marcos de las ventanas, se puede utilizar bicarbonato disuelto en agua, aunque hay que tener cuidado ya que tiene tendencia a decolorar el aluminio. También, se puede utilizar crémor tártaro mezclado con agua, esta mezcla hace la función de producto de limpieza para superficies de acero inoxidable y aluminio.

Las puertas y mesas de madera que se hayan manchado podemos probar con un quitamanchas para limpiarlas. Primero, prueba en una esquina y si ves que funciona continúa aplicándolo en el resto. Si la mancha ha penetrado en la madera es más difícil quitarla ya que es un material muy absorbente. En cambio, si es superficial, puedes lijar la parte afectada y después barnizarla con el mismo tono que el resto del mueble o de la puerta.

Para limpiar las manchas negras de la calefacción en las cortinas,  basta con meterlas en la lavadora con el programa habitual. Si siguen sin desaparecer, lo recomendable es que vayas a una tintorería donde tienen productos especiales para estos casos y te pueden ayudar a eliminar las manchas de tus cortinas.