Cuantas veces has oído hablar de lo que engordan determinados alimentos y que debes evitar su consumo su no quieres acabar como una mesa camilla. Y lo peor es muchos de esos son de lo más apetitosos y te cuesta resistirte a ellos.

Por eso vamos a desmontar unos cuantos mitos sobre los alimentos para que nunca más tengas cargo de conciencia por comerlos, y sobre todo para que los disfrutes de una forma saludable.

Las palomitas

Sí, sabemos que te encantan y que es prácticamente irresistible no sucumbir ante su olor. Ciertamente no son un alimento ligero, pero si sabes cómo tomarlas no son tan malas como parecen. Para empezar, debes diferencias las que son “malas” de las que, con moderación, no te van a hacer engordar, si son palomitas de bolsa, las que vienen ya preparadas para hacer al microondas o si son caseras.

Las diferencias entre ambas son tremendas. Las industriales para el microondas son un alimento ultraprocesado que puede superar las 500 kcal/100 g, además de contener una cantidad muy elevada de sal (o de azúcar, sin son dulces) y de grasas saturadas. En cambio, las palomitas caseras, son un un snack saludable siempre y cuando las hagas sin aceite ni sal.

Además, según un estudio de la American Chemical Society, las palomitas ayudan a combatir el envejecimiento gracias a sus altos niveles de polifenoles alojados especialmente en el recubrimiento de las semillas. Estos antioxidantes naturales que ayudan a la conservación y regeneración de las células.

El aguacate

Muchas veces hemos hablado de las múltiples propiedades y de sus muchos beneficios para la salud. Es una fruta excelente que debes comer con moderación para que no te engorde debido a que es un alimento muy graso y aporta bastantes calorías (140 kcal/100 g). Pero si sabes cómo incluir en tu dieta puede ayudarte incluso a adelgazar.

Una de sus mejores propiedades es su poder saciente. Añadir medio aguacate a tu dieta diaria puede ayudarte a mantener los kilos a raya ya que reduce en un 40% las ganas de picar entre horas, las 3-5 horas siguientes a haberlo comido.

Las aceitunas

Estos pequeños frutos tienen la mala fama de ser una auténtica bomba calórica, pero no es así. Tienes que saber que por cada cien gramos de aceitunas nos aportan unas 167 kcal, pero como es habitual que las consumas como aperitivo o como un ingrediente más de algún plato, no te pases con la cantidad. La cantidad diaria recomendada es consumir unas 7 aceitunas y solo aportan alrededor de 40 kcal. Bastantes menos que si acompañas tu bebida con unas patatas chips; de hecho, hasta 3 veces menos. Además, tienen un alto contenido de fibra y grasa resultan muy saciantes.

Las aceitunas son ricas en grasa, ya que son el ingrediente base del aceite de oliva, pero en su mayoría son grasas poliinsaturadas que son muy saludables y que ayudan a reducir los niveles de triglicéridos y de colesterol malo en sangre.

El pan

Cuantas veces te han dicho que lo primero que debes eliminar de tu dieta es el pan. Pues este sí que es un súper mito y además de los que más cala en la sociedad. Según un trabajo publicado en la revista Nutrition Reviews varias investigaciones demostraban que el pan tenía una posición neutra respecto a la obesidad. Y pese a que ciertos estudios apuntaban hacia una posible relación del pan blanco refinado con el exceso de grasa abdominal, se demostró lo contrario. Afirmaban que comer pan de grano entero no contribuye de ningún modo al aumento de peso. Es más, el pan integral, aunque engorda igual que el blanco, tiene un alto contenido en fibra por lo que es más saciante y aporta más nutrientes.

Eso sí con respecto al pan de molde ten en cuenta que llevan una mayor cantidad de grasas, azúcares y aditivos para que se pueda conservar en buenas condiciones durante más tiempo. Y como tiene una textura suave y untuosa resulta menos saciante.

La cerveza

Anda que no has oído hablar cientos de veces de la barriga cervecera. Y que la cerveza es sinónimo de engordar. Pues que sepas que, aunque el contenido de calorías varía según el tipo de cerveza, una caña ronda las 60 kcal. El problema viene de lo que solemos acompañar cuando bebemos una cerveza solemos acompañarla de otros alimentos son más calóricos.

Aunque si te vas a someter a una dieta los dietistas y nutricionistas suelen recomendar que no se consuman bebidas alcohólicas o hacerlo de forma esporádica.

Es importante recordar que en cuanto al consumo de alcohol no es importante solamente tener en cuenta las calorías para no engordar, sino los efectos negativos que tiene en nuestro organismo. Por eso, la cantidad recomendada de alcohol es la más cercana a cero posible.

Y si estás buscando cuidar tu salud de la mejor manera posible, en El Corte Inglés Seguros tenemos los mejores seguros médicos